Palma: La poderosa voz de Davidsen

27 / 05 / 2019 - Pere BUJOSA - Tiempo de lectura: 2 minutos

Print Friendly, PDF & Email
Lise Davidsen presumió de una proyección impecable y un control vocal lleno de naturalidad y de grandes matices © OSIB
Lise Davidsen presumió de una proyección impecable y un control vocal lleno de naturalidad y de grandes matices © OSIB
Lise Davidsen presumió de una proyección impecable y un control vocal lleno de naturalidad y de grandes matices © OSIB
Lise Davidsen presumió de una proyección impecable y un control vocal lleno de naturalidad y de grandes matices © OSIB

Auditorio de Palma

Concierto LISE DAVIDSEN

Obras de Weber, Verdi, Wagner y R. Strauss. Orquestra Simfònica Illes Balears. Dirección: Pablo Mielgo. 16 de Mayo de 2019.

En el último concierto de la temporada de la Orquestra Simfònica Illes Balears un verdadero y literal torrente de voz inundó la Sala Magna del Auditorium de Palma (del que nunca ensalzaremos suficientemente su extraordinaria acústica) con la actuación de la soprano noruega Lise Davidsen, precedida de una más que justificada fama de voz wagneriana y straussiana para el presente y futuro más cercano. Davidsen posee un instrumento poderoso que proyecta sin límites y con un control dotado de gran naturalidad y que, sin embargo, está ahí de forma permanente y permite a la soprano un sinfín de matices claramente manifiestos en el “Ave Maria” del Otello verdiano, de gran vuelo lírico, o en la línea expresada en un legato espectacular que da al cantabile de “Morrò, ma prima in grazia” su pleno valor dramático.

Sin embargo, fue en la segunda parte donde pudo apreciarse en su totalidad las cualidades de la soprano, como en el saludo de Elizabeth, “Dich, teure Halle”, siendo el único número que permitió apreciar el potencial de la soprano en el terreno wagneriano. Para terminar el concierto, dos canciones y la escena “Es gibt ein Reich” de Ariadne auf Naxos de Richard Strauss en la voz de Davidsen garantizan el legado straussiano; Cäcilie y Morgen tan diferentes en su concepción, el primero lleno de fuerza lanzada hasta el fondo de la sala mientras que el segundo desbordando emoción en una prodigiosa mezza voce.

La joya del concierto fue sin duda el monólogo de Ariadna abandonada por Teseo en su isla, “Es gibt ein Reich”, aquí la soprano desplegó todos sus medios expresivos que no necesitaron de la escena para convencer al público, la voz plena, la expresión justa y la dicción perfecta. Pablo Mielgo, director titular, sacó lo mejor de sus huestes y lucieron un magnífico sonido tanto como acompañantes de Davidsen, muy atento el director a respirar con la soprano. Sin embargo, resultaron un tanto irregulares las oberturas de Freischütz y de Ballo in maschera y muy destacables en su ejecución  la de Tanhäuser y la Danza de los siete velos de Salome. Un espectacular “Heia in den Bergen” de la opereta Die Csárdásfürstin y “I could have danced all night” del musical My fair lady cerraron con broche de oro la temporada de abono de la orquesta de las islas.