Ovación para Netrebko en La Scala

Milán

13 / 12 / 2021 - Andrea MERLI - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
macbeth-operaactual-scalla-netrebko (1) La diva rusa en la 'prima' de la Scala © Teatro alla Scala / Brescia & Amisano
macbeth-operaactual-scalla-netrebko (3) Anna Netrebko (Lady Macbeth) y Luca Salsi (Macbeth) © Teatro alla Scala / Brescia & Amisano
macbeth-operaactual-scalla-netrebko (3) Ildar Abradakov proyectado en el montaje de Davide LIvermore © Teatro alla Scala / Brescia & Amisano

Teatro alla Scala

Verdi: MACBETH

Inauguración de la temporada. Nueva producción.

Anna Netrebko, Luca Salsi, Francesco Meli, Ildar Abdrazakov, Ivan Ayón Rivas. Dirección musical: Riccardo Chailly. Dirección de escena: Davide Livermore. 10 de diciembre 2021.

Un espectáculo distópico –por decirlo en un término que está de moda– creado por Davide Livermore fue el que pudo verse en la muy esperada inauguración de la temporada 2021-22 del templo milanés, por fin con su capacidad al completo con la debida observación de los protocolos exigidos tras la interminable pandemia. Después de dejar atrás las airadas protestas del día de San Ambrosio, día en el que se estrenó este Macbeth, en su segunda representación se registró un éxito triunfal, con puntas de entusiasmo para la protagonista, que había sido sonoramente protestada en la primera, saludada incluso por una voz del cielo (léase gallinero) como “divina” en una sala que solía guardar el apelativo para la Callas. Ella lo agradeció rompiendo la cuarta pared con un brindis, que se supone a base de whisky, como única referencia del libreto a Escocia.

Livermore ofreció un relato fílmico lleno de referencias que sería prolijo enumerar con la colaboración de su equipo: Giò Forma con una disposición escenográfica monumental en que el único exceso consistía en un ascensor en medio del escenario; G-Work para las proyecciones de vídeo, aunque en una sala de teatro resultan siempre menos eficaces que en el cine o en la televisión; el diseño de luces algo plano de Antonio Castro; y el horrendo vestuario, sin término medio en el caso del de la Lady, de Gianluca Falaschi. A ello hay que sumar la función coreográfica de los mimos, una veintena de jóvenes especialmente activos y el joven Fleancio de Daniel Ezralov. Un montaje hábilmente filmado, aunque al principio con escasa sintonía entre imagen y sonido, con vistas a la TV y al cine, que parece será el futuro de la ópera y destinado a un público distinto al de los privilegiados que pueden asistir al teatro.

"La vocalidad de Anna Netrebko resulta de impacto seguro aunque con algunas dudas en la entonación y en el registro grave para cautivar a todo el mundo o casi"

Musicalmente una vez más este año se ha apuntado alto sobre la base del Star System, que contaba con el concurso de la diva del momento, Anna Netrebko, cuya vocalidad resulta de impacto seguro aunque con algunas dudas en la entonación y en el registro grave para cautivar a todo el mundo o casi. Luca Salsi propuso un Macbeth atormentado y dueño de un fraseo variado aun a riesgo de parecer exagerado en algunas escenas en su compromiso con el parlato, y fue recompensado con una interminable ovación después de un “Pietà, rispetto, onore” –ya no se dice “amore”– que el público sonoramente agradeció. El resto fue un puro lujo asiático, que incluía a la espléndida Dama de Chiara Isotton, con espectaculares ascensiones al Do en el concertante, el Malcolm del brillante tenor peruano Ivan Ayón Rivas, el Macduff de Francesco Meli y el Banco de Ildar Abradakov, estos dos últimos aplaudidos con fuerza en sus arias.

Los cuerpos estables de La Scala, con el coro preparado ahora por Alberto Malazzi, no tienen rivales en el terreno verdiano y su actuación tuvo niveles altísimos. Lo fue también, por supuesto, el del maestro Riccardo Chailly, responsable de una lectura analítica y precisa, a la que no vendría mal sin embargo algo más de énfasis en los concertantes. No salió en esta ocasión a recibir los aplausos en solitario, aunque fueron muy generosos hacia su persona.  * Andrea MERLI, crítico en Milán de ÓPERA ACTUAL