Orientalismo 'trans' en La Zarzuela

Madrid

20 / 04 / 2021 - Isabel IMAZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Benamor zarzuela Desde la izquierda, Gerardo Bullón, Gerardo López, Carol García, Damián del Castillo y Vanessa Goikoetxea © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
Benamor Zarzuela Un momento de 'La danza del fuego' de ‘Benamor’. El público ovacionó a los bailarines y la orquesta © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
Benamor Madrid Enrique Viana (Abedul) y, tras él, Amelia Font, Vanesa Goikoetxea y Carol García © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL

Teatro de La Zarzuela

Luna: BENAMOR

Nueva producción

Vanessa Goikoetxea, Carol García, Irene Palazón, Amelia Font, Enrique Viana, Damián del Castillo, Gerardo Bullón, Gerardo López, Francisco Javier Sánchez, Emilio Sánchez. Dirección: José Miguel Pérez-Sierra. Dirección de escena: Enrique Viana. 14 de abril de 2021.

El madrileño Teatro de La Zarzuela brindó la oportunidad de vislumbrar, después de su estreno hace casi 100 años, la música de la opereta del compositor Pablo de Luna presentada con gran éxito de público y crítica en 1923. Benamor cierra así la Trilogía de Oriente (precedida por El asombro de Damasco y El niño judío) del compositor aragonés avivando el gran cometido del coliseo de la calle Jovellanos de hacer presente (y real) el extenso catálogo musical del género lírico español.

La partitura de Pablo de Luna fue desgranada musicalmente a través de la batuta del maestro José Miguel Pérez Sierra quien, a pesar de su gran determinación y gesto evidente, dejó claro que recortar tanta cuerda –a causa de la pandemia– pasa factura en cuanto a equilibrio orquestal, con momentos de una sonoridad desequilibrada. Ojalá se puedan recuperar las plantillas al completo lo antes posible.

El libreto de Benamor, firmado por Antonio Paso y Ricardo González del Toro con un protagonismo de temática transgénero y embrollos amorosos, fue presentado en una versión un tanto desacertada y caduca bajo la visión del polifacético Enrique Viana. La oportunidad que presenta el argumento de darle la vuelta y conducirlo hacia una realidad palpitante, la posibilidad de crear reflexión a través de la zarzuela, aquí se desaprovecha ante una percepción más normativa. A pesar de que los personajes muestran continuamente acciones estereotipadas de género y el argumento conduce hacia la cisexualidad, tal y como indica Ignacio Jassa en las notas al programa, por el camino se crean situaciones en las que se pueden entrever amores homoeróticos sostenidos argumentalmente.

"En el plano vocal la soprano Vanessa Goikoetxea y la mezzo Carol García, como Benamor y Darío respectivamente, demostraron su talante escénico y canoro rindiendo a un alto nivel"

El director de escena Viana recurre a la carcajada corriente con el mínimo riesgo a través de un discurso que entretiene pero no ahonda. Todo ello enmarcado en una escenografía sugerente y sólida firmada por Daniel Bianco, situando la acción en la Persia del siglo XVI, combinada por una cálida iluminación de Albert Faura, un maravilloso diseño de vestuario de Gabriela Salaverri y una coreografía sugestiva firmada por la habitual Nuria Castejón, que puso el punto de alabanza en la escena de la Danza del fuego, cuando se ovacionó a los bailarines y a la orquesta. En el plano vocal, la soprano Vanessa Goikoetxea y la mezzo Carol García, como Benamor y Darío respectivamente, demostraron su talante escénico y canoro rindiendo a un alto nivel. Damián del Castillo ofreció una lectura de su personaje, Juan de León, con musicalidad y muy buena presencia escénica. Irene Palazón como Nitetis tuvo como principal aliciente la belleza de su timbre y una predominante soltura interpretativa. La vis cómica la aportaron en buena medida Amelia Font, Gerardo López, Emilio López y el sobresaliente Gerardo Bullón, manteniendo el pulso teatral de forma loable. Cabe destacar la interpretación del omnipresente Enrique Viana, siempre brillante en el plano actoral. El coro, por su parte, respondió de forma elogiable.