Nihilista ‘Dama de picas’ en Les Arts

Valencia

04 / 10 / 2023 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
picas valencia Una escena de 'La dama de Picas' de Chaikovsky © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO & Mikel PONCE
picas valencia Una escena de 'La dama de Picas' de Chaikovsky © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO & Mikel PONCE
picas valencia Una escena de 'La dama de Picas' de Chaikovsky © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO & Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Chaikovsky: LA DAMA DE PICAS

Función inaugural de la temporada 2023-2024

Arsen Soghomonyan, Andrey Kymach, Nokolay Zemlianskikh, Vasily Efimov, Alejandro Baliñas, Joel Williams, Irakli Pkhaladze, Doris Soffel, Elena Guseva, Elena Maximova, Luzia Tietze, Laura Fleur, Antonio Lozano. Orquestra de la Comunitat Valenciana. Escolanía de la Virgen de los Desamparados. Veus Juntes. Cor de la Generalitat. Dirección musical: James Gaffigan. Dirección de escena: Richard Jones. 1 de octubre de 2023.

El Palau de Les Arts escogió para su inauguración de temporada uno de los grandes títulos del repertorio que le quedaban por llevar a escena: La dama de picas, un estreno que debería ser deseado y esperado por los melómanos valencianos que, sin embargo, no llenaron la sala. Una pena, pues el nivel artístico fue extraordinario, con un reparto sólido y, sobre todo, una inspirada dirección musical. James Gaffigan, titular de la Orquestra de la Comunitat, imprimió su pulso personal desde los primeros compases y ofreció una versión desgarradora, intensa y dramática, firmando toda una creación dominada por su personalidad. Subrayó los momentos más dramáticos y destacó por la claridad de texturas que logró consiguiendo afilados efectos expresivos. A sus órdenes, tanto la Orquestra de la Comunitat como los coros (el de la Generalitat, Escolanía y Veus Juntes) sonaron con una perfección musical casi sin mácula, más allá de algún problema de dinámicas entre voces y orquesta.

"La veterana Doris Soffel fue una Condesa de gran carisma escénico y un estado vocal todavía admirable con el que deleitar con más de un detalle lírico"

Arsen Soghomonyan seduce como Herman por los tintes dramáticos de su voz, especialmente en el centro de su registro; conviene recordar su origen baritonal y, en ese sentido, acusa algunas deficiencias como una zona de paso abierta que hace inseguros los agudos, algo especialmente evidente en el primer acto; pese a ello, fue un excelente intérprete en lo vocal con una voz que ganaba enteros a cada minuto y consiguió grandes momentos interpretativos conforme avanzó la velada. Elena Guseva fue una Lisa de buen canto y dominio del personaje. La veterana Doris Soffel fue una Condesa de gran carisma escénico y un estado vocal todavía admirable con el que deleitar con más de un detalle lírico. Andrei Kymach fue un Tomski de gran lirismo vocal y carisma escénico. Nikolai Zemlianskikh como Ieletski no aprovechó todas las posibilidades de su aria pese a tener una voz de gran potencial. A Elena Maximova como Polina le faltó homogeneidad en la línea que sonó enturbiada con unos graves abiertos.

La producción de Richard Jones se centró en la dinámica psicológica que conduce a Herman a su destino. Desde el primer momento aparece como un hombre obsesionado por el juego que ni siente ni padece por nada. Está como absorto en su obsesión: solo da muestras de humanidad en su monólogo final que no aparece esta vez como degradación absoluta, sino como culminación de una existencia a la que solo da sentido el jugarse el dinero, o la vida. Aparece Herman como un héroe nihilista identificado con su destino. Escénicamente se logran momentos impactantes, como la escena entre Herman y la Condesa. También es un acierto el continuar el drama en la pantomima de la fiesta con la presencia de las imprescindibles marionetas que suele usar el director de escena. Interesantes resultan también los planos cenitales que plantea. Ahora bien, otros efectos fueron más cuestionables, e incluso provocaron ciertas risas, como la enorme marioneta de un esqueleto que simbolizaba, como es obvio, la muerte.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL