Ni estridencias ni abucheos en el segundo 'Rigoletto'

Madrid

12 / 12 / 2023 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
rigoletto madrid Étienne Dupuis (Rigoletto) y Peixin Chen (Sparafucile) © Teatro Real / Javier DEL REAL
rigoletto madrid Étienne Dupuis (Rigoletto) y Julie Fuchs (Gilda) © Teatro Real / Javier DEL REAL
rigoletto madrid Xabier Anduaga (Duque de Mantua) y Julie Fuchs (Gilda) © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro Real

Verdi: RIGOLETTO

Nueva producción. Reparto alternativo

Étienne Dupuis, Xabier Anduaga, Julie Fuchs, Peixin Chen, Ramona Zaharia, Marifé Nogales, Fernando Radó y otros. Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real. Dirección musical: Nicola Luisotti. Dirección de escena: Miguel del Arco. 3 de diciembre de 2023.

Sin los escándalos del día del estreno llegó el segundo reparto (ver crítica primer reparto en este enlace) de los tres previstos para esta nueva producción de Rigoletto del Teatro Real. La lectura de Nicola Luisotti, batuta sabia en Verdi, acompañó con matices a cada cantante, sabiendo no tapar, empujar o contener según las voces. En lo instrumental sacó brillo a una de las partituras orquestalmente más coloristas del genio italiano, anteponiendo drama a seducción sonora, tal y como hizo hace ocho años, tal vez un punto menos extrovertido que entonces. Muy buena intervención del coro, en los momentos directos como el “Povero Rigoletto” y en los indirectos, como en los efectos sonoros de la tormenta.

"Xabier Anduaga construye su Duque de Mantua desde el exceso (en el buen sentido), con una vocalidad carnosa, emisión potente y afinación segura"

Fue el de Étienne Dupuis un Rigoletto interesante, menos centrado en la bilis negra y más en el sentido trágico de fondo del personaje. Eso se trasladó al canto con una voz antes lírica que dramática, pero que se iba oscureciendo hasta la llegada del cuarteto del tercer acto. Sorprendió, desde luego, que se tratara del debut de Dupuis en el rol, acercándose con madurez, buena línea de canto y uso de reguladores. No cayó en el exceso dramático que hace desvanecerse al personaje, quedando en un Rigoletto más bien sobrio. Por su parte, Xabier Anduaga construye su Duque de Mantua desde el exceso (en el buen sentido), con una vocalidad carnosa, emisión potente y afinación segura. Se entregó en la cabaletta y se arriesgó porque no se reserva nada, ni en Rigoletto ni en ninguna otra ópera o zarzuela. Casi siempre le sale bien. No fue un Duque de matices, pero sí de fuerza, con un público algo distraído en “La donna…” a cuenta de todo el aparataje escénico tan comentado.

Julie Fuchs no confundió juventud con desmadejamiento, y su Gilda se hizo fuerte en el registro medio-grave evitando pirotecnias. No hizo, por ejemplo, el sobreagudo en “Sì, vendetta, tremenda vendetta”, como sí pasó con Nucci y Peretyatko en la anterior ocasión, biseada entonces con desparpajo. Aquí el gran momento de Fuchs estuvo en el “Caro nome». Gran rendimiento y presencia del bajo Peixin Chin como Sparafucile, incluso con un punto humano. El resto del reparto se movió con solvencia. Al final, aplausos sin estridencias ni abucheos.  * Mario MUÑOZ, corresponsal en Madrid de ÓPERA ACTUAL