Música para una Catedral

Las Palmas de Gran Canaria

14 / 11 / 2019 - Cayetano SÁNCHEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Ensemble Los miembros de Aura Sonoro y la soprano Dulce María Sánchez © Teatro Pérez Galdós

Teatro Pérez Galdós

Concierto ENSEMBLE AURORA SONORA

Ciclo Antiqva

Dulce María Sánchez, soprano. Obras de Joaquín García, Pedro Palomino, José Rodríguez Martín, Cristóbal José Millares, Benito Lentini y Messina, Mateo Guerra y José María de la Torre. Ensemble Aurora Sonora. 10 de noviembre de 2019.

El comentario de un asistente al concierto al finalizar la ejecución de tres tocatas de Pedro Palomino (1765-1824), uno de los autores del concierto vespertino titulado El archivo de la Catedral de Las Palmas. Siglos XVIII-XIX, es muy descriptiva: “Si me dicen que esto es de Haydn, me lo creo”. Una afirmación nada gratuita ante la calidad musical de algunas de las piezas interpretadas en esta velada para sorpresa de un público que siguió con entusiasmo el selecto programa.

"Al carácter versátil de la soprano Dulce María Sánchez para interpretar músicas de distintos estilos, se une su dominio técnico, su expresividad y capacidad de transmitir los afectos de la partitura"

El concierto se enmarcaba en el ciclo Antiqva, una propuesta de la Fundación del Teatro Pérez Galdós con música y otras disciplinas que abarcan desde el siglo XII hasta el Barroco. El Ensemble Aura Sonoraun grupo local estable que se ha especializado en repertorio originario de Canarias– fue el encargado de interpretar obras de una decena de autores procedentes de la Capilla Musical del templo catedralicio de la capital grancanaria. Se trataba de un conjunto de piezas que han sido rescatadas por varios musicólogos y por el Aura Sonora, investigaciones que han arrojado una nómina histórica de músicos de diversas nacionalidades que se han  localizado en un punto geográficamente estratégico debido a su conexión de Europa con el continente americano.

En este concierto, al conjunto integrado por violines, viola, flautas y violonchelo se sumó la voz de la soprano Dulce María Sánchez. A su carácter versátil para interpretar músicas de distintos estilos, se unió su dominio técnico, su expresividad y capacidad de transmitir los afectos de la partitura.

En el programa se incluyeron compositores como el ya citado Palomino, José Rodríguez Martín (1754-1814), Cristóbal José Millares (1774-1846) o Benito Lentini y Messina (1793-1846), entre otros. Por su permanencia en la Capilla grancanaria y la calidad de sus composiciones habría que destacar la figura del valenciano Joaquín García (1710-1779), un autor que goza de reconocimiento en la historia de la música española. En sus obras se evidencia el amplio conocimiento del barroco italiano y su dominio del estilo antiguo en los textos y la musicalidad. Uno de los momentos más bellos del programa, sin embargo, fue la Salve de Mateo Guerra (1735-1791), magistralmente interpretada por la soprano, con el Emsemble al completo, cuando se aumentó la satisfacción de burbuja de la realidad. En la calle, entretanto, se votaba.