Musica Boscareccia amplía horizontes

Barcelona

01 / 03 / 2021 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Alicia Amo La soprano y violinista Alicia Amo
Musica Boscareccia El conjunto Musica Boscareccia

CaixaForum Barcelona

Haydn: ARIANNA A NAXOS

Alicia Amo, soprano. Andoni Mercero y José Manuel Navarro, violín. Kepa Artetxe, viola. Alda Mata, violonchelo. Musica Boscareccia. 28 de febrero de 2021.

Musica Boscareccia es el título de una colección de canciones creada por Johann Hermann Schein publicada en Leipzig el 1621. De ahí extrajeron la soprano y violinista Alicia Amo y el violinista Andoni Mercero el nombre para un conjunto especializado en música de cámara de los siglos XVII y XVIII. Una formación de dimensiones y formatos variables que se adapta a cada uno de los programas constituido por intérpretes que participan regularmente en las mejores formaciones historicistas tanto a nivel nacional como internacional.

Todo ello da a entender que el campo en el que se ha especializado el conjunto es el de la música barroca y la del Clasicismo, pero en los últimos tiempos, como tantas otras formaciones similares, ha ampliado horizontes integrando en sus programas obras de compositores románticos. Es el caso del recital que ofrecieron en el CaixaForum de Barcelona integrado en una gira que ha llevado a Musica Boscareccia por diversas ciudades de España.

"Especializada en el canto historicista, la soprano Alicia Amo ofreció una demostración de autoridad vocal y estilística en la obra de Haydn"

El programa ofrecido tuvo dos partes claramente diferenciadas. La primera dedicada a Franz Joseph Haydn, de quien interpretaron primero la cantata Arianna a Naxos con Alicia Amo como solista vocal y, posteriormente, el Cuarteto para cuerdas Nº 6, Op. 64. El caso de esta soprano es curioso, pues compagina una importante carrera como violinista con la de cantante. Se formó en el Musikene y en la ciudad de Graz como instrumentista, y, vocalmente, en la prestigiosa Schola Cantorum Basiliensis, especializada en el canto historicista. Se nota la influencia de esta escuela en su estilo interpretativo y en la obra de Haydn ofreció una demostración de autoridad vocal y estilística. Magníficos recitativos, con clara dicción, fuerte componente dramático y una voz perfectamente controlada en todos los registros, entre los que destaca un centro y grave sólido y oscuro muy atractivo. Cerró la exigente cantata con coloratura de buena ley dejando el listón muy alto.

No estuvo aquí a la misma altura el cuarteto instrumental, que se limitó a acompañarla aportando pocos colores, roma articulación y sonido grueso. La sorpresa fue que, con el cuarteto posterior, el resultado fue absolutamente inverso y el conjunto pareció otro. Una interpretación vibrante, juguetona, con mucho diálogo entre instrumentos, sentido del humor y gran fluidez en el fraseo. Aquí sí, el conjunto mostró unas credenciales que mantendría durante el resto de la velada.

Muy diferente fue la segunda parte, que arrancó con los 6 Lieder Op. 107 de Robert Schumann en un arreglo para cuarteto de cuerdas de Aribert Reimann. Si Schumann constituye un lejano horizonte para un conjunto como Musica Boscareccia, más aún lo es el contemporáneo Aribert Reimann. Y es que en esta versión la influencia de Reimann pesa mucho, pues no se limita a una simple adaptación sino que introduce un tratamiento contrapuntístico complejo y muy sugerente, con especial esmero en esos epílogos tan queridos por Schumann. Buena versión de conjunto y solista, que abrió las puertas al bloque final dedicado a Schubert. Primero con una ligera versión del Quartettsatz y finalmente con tres Lieder de Schubert en arreglos del propio Andoni Mercero, más convencionales que los de Reimann.

Tanto en estas canciones como en las de Schumann, Alicia Amo mostró su indiscutible calidad pero también mayor afinidad con el repertorio barroco o clásico que en el romántico. La soprano trabaja más desde el sonido, que esculpe con gran talento, que desde las palabras. Pese a ello, mostró un efectivo arrojo dramático en Gretchen am Spinnrade y una espléndida messa di voce en la conclusiva Du bist die Ruh, pieza que se adapta como un guante a sus características vocales.