Molinari y Quintans encantan en el São Carlos

Lisboa

10 / 11 / 2021 - António ESTEIREIRO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
ariodante-handel-operaactual-lisboa Yuri Mynenko (Polinesso) © TNSC / António Pedro FERREIRA
ariodante-handel-operaactual-lisboa Quintans y Sreten Mnojlovic (Rey de Escocia) © TNSC / António Pedro FERREIRA
ariodante-handel-operaactual-lisboa La mezzo Cecilia Molinari (Ariodante) y la soprano Ana Quintans (Ginevra) © TNSC / António Pedro FERREIRA

Teatro Nacional São Carlos

Händel: ARIODANTE

Versión semiescenificada

Cecilia Molinari, Ana Quintans, Yuri Mynenko, Sreten Mnojlovic, Eduarda Melo, Marco Alves Dos Santos, João Rodrigues. Dirección musical: Antonio Florio. Dirección de escena: Mario Pontiggia. 4 de noviembre de 2021.

Este Ariodante presentado en el Teatro Nacional de São Carlos fue un intento de introducir algo de normalidad en el contexto de una pandemia aún vigente. Por vez primera desde la llegada de la Covid-19 se ha llevado aquí a escena una versión semiescenificada. Se representó anteriormente la Iolanta de Chaikovsky en el mes de septiembre y la corta temporada se cerrará en diciembre con La clemenza di Tito, ambas en versión de concierto. Habrá que esperar tiempos mejores para volver a tener producciones normales en el Teatro Nacional.

Este Ariodante con escenificación, escenografía y vestuario de Mario Pontiggia ofrecía una estructura fija en el escenario, sugiriendo de forma parcial un laberinto y acudiendo a fórmulas sencillas para ambientar las diferentes situaciones del drama, no siempre claras por otra parte. También la orquesta ocupaba la escena, con lo que se daba algún relieve al componente orquestal pero que supuso a algún distanciamiento de los cantantes respecto del público. Los figurines de Pontiggia, poco inspirados, fueron quizá lo menos efectivo de esta producción, mientras el diseño de luces de Paulo Godinho fue tan discreto como la puesta en escena. Lo más destacado de la velada, con todo, correspondería a los cantantes solistas, cuyo equilibrio vocal era prueba evidente de la preparación y el trabajo de equipo llevados a cabo.

"Lo más destacado de la velada, con todo, correspondería a los cantantes solistas, cuyo equilibrio vocal era prueba evidente de la preparación y el trabajo de equipo llevados a cabo"

Convencieron sobre todo la mezzo Cecilia Molinari (Ariodante) y la soprano Ana Quintans (Ginevra), ambas a un nivel superior al resto de las prestaciones vocales del reparto. Molinari estuvo magnífica en su célebre aria “Scherza infida” y Quintans en “Il mio crudel martoro”, culminando ambas su excelente prestación en el dúo final. Entre las voces masculinas merece destacarse la del contratenor Yuri Mynenko (Polinesso), en tanto que el bajo-barítono Sreten Mnojlovic (Rey de Escocia) cumplió también aun sin estar brillante. Los demás cantantes portugueses Marco Alves dos Santos (Lurcanio) y João Rodrigues (Odoardo) hicieron un buen papel, con la excelente soprano Eduarda Melo (Dalinda) en el dúo “Dite spera” con dos Santos. La Orquesta del Teatro Nacional, reducida al formato barroco, tuvo una ardua tarea a las órdenes del maestro italiano especialista en música antigua Antonio Florio, quien consiguió a duras penas convertir en un conjunto barroco a una orquesta poco habituada a las sonoridades del siglo XVIII.  * António ESTEIREIRO, corresponsal en Lisboa de ÓPERA ACTUAL