Michel van der Aa, a la caza del límite

Colonia

25 / 04 / 2022 - Lluc SOLÉS - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
upload-operadecolonia-vanderaa-operaactual Una escena de 'Upload' de Michel van der Aa © Brenzeger Festspiele / Anja KÖHLER

Oper Köln

Michel van der Aa: UPLOAD

Julia Bullock, Roderick Williams. Dirección musical: Otto Tausk. Dirección de escena: Michel van der Aa. Ensemble MusikFabrik. 22 de abril de 2022.

 

La Oper Köln acogió el pasado viernes el cierre de gira de Upload, el último espectáculo de Michel van der Aa, que después de su estreno en el Festival de Bregenz el verano pasado se ha podido ver en ciudades como Ámsterdam o Nueva York. El polifacético creador neerlandés se reafirma convencido en su acostumbrada, pero no por esto menos incómoda posición entre disciplinas artísticas, con la ópera como telón de fondo. A caballo entre el teatro musical, el cine y la performance, la obra de Van der Aa señala una dirección plausible e interesantísima para la lírica contemporánea.

Upload es el resultado de la indagación alrededor del concepto de frontera, uno de los temas favoritos de Van der Aa. La frontera escogida esta vez es la que separa mente y cuerpo. En un formato que mucho recuerda al de la serie Black Mirror, la ópera plantea la existencia de un tratamiento clínico capaz de generar un avatar virtual de la mente, que pudiera ser vertido a la nube como cualquier otro tipo de información. A condición, naturalmente, de dejar atrás el cuerpo físico.

"El borroso límite entre la mente y el cuerpo, entre el alma y el cuerpo si se quiere, encuentra un correlato funcional en lo liminal del medio artístico"

La pieza se desarrolla en dos planos: el cinematográfico, con un falso documental que retrata el centro clínico en el cual se desarrolla el proceso, y el teatral, donde se presenta el caso ficticio de un padre (el barítono Roderick Williams) que se ha sometido al tratamiento sin contárselo a su hija (la soprano Julia Bullock). El conflicto está servido. Es quizás la presencia de este conflicto, que da lugar a una idea de trama, lo que singulariza esta obra entre otras ocurrencias de Van der Aa; entre muchas otras cosas, Upload es también un drama a dos voces, que dialoga premeditadamente con la tradición operística. El trabajo de Williams y Bullock es clave en este sentido. Sus timbres –amplificado, como todo el sonido del montaje– no renuncian en ningún momento al lirismo y, especialmente en el caso de Williams, al diálogo con una modalidad vocal muy próxima a la que requiere Britten, por ejemplo. Y es que la composición de Van der Aa lo permite y hasta lo exige, con segmentos a solo que se parecen mucho a arias o canciones.

Un drama, pues, que sin embargo cuestiona todas y cada una de las convenciones del género. En esto Upload recuerda a muchos de los experimentos anteriores de Van der Aa; la exploración del concepto de frontera, idea central de la pieza, atraviesa contenido y forma. El borroso límite entre la mente y el cuerpo, entre el alma y el cuerpo si se quiere, encuentra un correlato funcional en lo liminal del medio artístico. Teatro y cine dialogan en un escenario poblado de pantallas, donde a través de un complejo sistema de captación del movimiento el concepto de live cinema alcanza su máxima expresión siempre apoyado por la música. El Ensemble MusikFabrik dirigido por Otto Tausk —visible en todo momento en un lado del escenario— lidió a la perfección con una partitura extremadamente compleja, que involucra a su vez tanto el sonido en directo como el pregrabado. El resultado es una hipnótica obra de arte total que escenifica precisamente los límites del directo.

Cabe hacerse la pregunta, después de vivir la experiencia que sin duda es Upload, si algo así puede realmente convivir con el repertorio canónico en el teatro de ópera. Sea lo que fuera, es ante todo una instalación de arte contemporáneo, y como tal requiere un espacio casi museológico. La Staatenhaus am Rheinpark, donde la Oper Köln se ha reubicado mientras dura la renovación de la sede en el centro de la ciudad, ofrece las condiciones ideales para una obra de estas características, pero cuesta imaginarla, por ejemplo, en cualquier teatro de estructura a la italiana. Quizás es aquí donde hay que leer el mensaje más valiente de Van der Aa: según Upload, el futuro de la ópera se encuentra fuera de la ópera, y en todos los sentidos.  * Lluc SOLÉS, corresponsal internacional de ÓPERA ACTUAL