Magnífico Britten por televisión

Londres

07 / 01 / 2021 - Eduardo BENARROCH - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Britten Susan Bullock y Richard Berkeley-Steele © Grange Opera Park
Britten Una escena de la producción filmada de Stephan Medcalf © Grange Opera Park
Britten Ross Ramgobin, desafiante protagonista © Grange Opera Park

Grange Park opera

Britten: OWEN WINGRAVE

En 'streaming'

Ross Ramgobin, Susan Bullock, Richard Berkeley-Steele, James May, William Dazeley, Janis Kelly, Madeline Pierard, Kitty Whately. Dirección: James Henshaw. Dirección de escena: Stephen Medcalf.

Este es el resultado de una ópera compuesta para televisión por un gran compositor que no tenía televisión en casa. Cuando se trata de Benjamin Britten, en todo caso, no hay otra posibilidad de que se convierta en un éxito, como sucede con Owen Wingrave, una obra que se debe tratar con cuidado porque es monotemática, concentrada al máximo, ya que los personajes fueron compuestos por Britten para sus cantantes favoritos, Pears, Luxon, Harper, Baker, Shirley Quirk, Fischer. Estrenada en 1971, la obra no fue un éxito inmediato y su primera puesta en escena, en 1973 en la Royal Opera tampoco, aunque funcionara el mensaje pacifista en su época.

Owen Wingrave es una ópera de cámara y, en esta recuperación, la orquestación se redujo a piano y percusión con espléndido resultado porque la percusión forma parte muy importante en la obra. ¿De que otra forma se podría poner la piel de gallina al escuchar el tremendo redoble de tambores cuando Ms. Wingrave aparece sobre la escalera? «I hear you speaking of your father, who gave his life for Queen and Country…» («Te escucho hablar de tu padre, que dio su vida por la Reina y la Patria…») canta la dueña de casa, una escena escalofriante por su poder y significado dramático. El libreto de Myfanwy Piper, basado en una historia corta de Henry James, contiene frases memorables de una brutalidad increíble, como en la escena de la cena, cuando se juega con la palabra scruples (escrúpulos). Hay mucha ironía y humor inglés; las palabras reflejan la época de la acción, o sea fines del siglo XIX, y para ayudar a captar el ambiente no hay más que saber que significa Sirrah una palabra totalmente despectiva, que en su momento hubiera destruido al más valiente.

"Grange Park Opera triunfó con esta magnífica presentación, con un elenco de peso, vocalmente acertado en cada rol, y en una producción de Stephan Medcalf que refleja bien la acción"

Grange Park Opera triunfó con esta magnífica presentación, con un elenco de peso, vocalmente acertado en cada rol, y en una producción de Stephan Medcalf que refleja bien la acción. Aunque queda claro por qué la obra ha sido adaptada para calzar con la vida después de Afganistán, también se pierde algo de drama al desviar la atención del espectador del tema central. La familia Wingrave era una familia para la cual tradición era todo y no se explica bien la posibilidad de que una hija de esta familia se case con un soldado de raza mixta. Owen Wingrave es la historia de un joven inglés que se rebela contra su destino. Claro que también refleja el pacifismo, el universalismo de Britten y la sensación siempre presente de ser «uno de fuera», pero hay veces que es mejor no interferir con un mensaje tan poderoso como el pacifismo, por más buenas intenciones que se tengan.

El elenco vocalmente le hizo plena justicia a la obra haciendo olvidar que no había orquesta. Ross Ramgobin fue un agobiado y desafiante Owen de voz expresiva; Madeleine Pierard una Mrs. Julian temerosa de perder su posición dentro de la familia; Kitty Whately Miss Kate Julian, novia de Owen, caprichosa y difícil de entender; William Dazeley fue Mr. Coyle, profesor del arte de la guerra y Janis Kelly la simpática Mrs Coyle, la única que defendía abiertamente a Owen. Pero hay dos roles que son clave, el de Miss Wingrave, dura, inflexible, que custodia la tradición familiar, y Susan Bullock brindó una caracterización de gran nivel, no menos que el General Sir Philip, cuya mente se ha dañado por tanta guerra, cantado con maestría por Richard Berkeley-Steele. El gran juego de cámaras permitió primeros planos que revelaban que los cantantes son también buenos actores. Recuérdese que es una obra creada para este medio.