Madrid: Un Olimpo digno del Real

18 / 03 / 2019 - Isabel IMAZ - Tiempo de lectura: 2 minutos

Print Friendly, PDF & Email
El segundo elenco de La Calisto destacó por su equilibrio y dinamismo El segundo reparto de 'La Calisto' destacó por su equilibrio y dinamismo © Teatro Real / Javier DEL REAL
El segundo reparto de 'La Calisto' destacó por su equilibrio y dinamismo © Teatro Real / Javier DEL REAL
El segundo reparto de 'La Calisto' destacó por su equilibrio y dinamismo © Teatro Real / Javier DEL REAL
El segundo reparto de 'La Calisto' destacó por su equilibrio y dinamismo © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro Real

Cavalli: LA CALISTO

Rachel Kelly, Teresa Iervolino, Wolfgang Stephan Schwaiger, Borja Quiza, Anne Devin, Xavier Sabata, Francisco Vas, Juan Sancho, Dominique Visse y Andrea Mastroni. Dirección: Ivor Bolton. Dirección de escena: David Alden. 18 de marzo de 2019.

 

Entre el cielo y la tierra, los dioses y los mortales, el segundo elenco de la maravillosa ópera de Cavalli destacó por su equilibrio y dinamismo. El rol protagónico lo interpretó la soprano Anne Devin sobresaliendo por su expresividad vocal, musicalidad exquisita y sólida técnica. Wolfgang Stefan Schwaiger fue un Giove seguro de sí mismo, mostrando una naturalidad escénica destacable y unos medios vocales óptimos. Su fiel acompañante en escena, el barítono Borja Quiza, cantó con cierto énfasis manteniendo el pulso del rol de Mercurio y Giunone, encarnada por la magnífica soprano Rachel Kelly, brilló con luz propia infundiendo vehemencia canora e interpretativa.

Borja Quiza (Mercurio) junto al Giove de Wolfgang Stefan Schwaiger // Teatro Real / Javiel DEL REAL

Teresa Iervolino en su trío de personajes (Il Destino, Diana y Le Furie) resolvió muy eficazmente los diferentes roles tanto en el plano vocal como escénico y el contratenor Xavier Sabata, en la piel de Endimione, rindió a muy buen nivel demostrando estar en magnífica forma vocal. El tenor Juan Sancho, le dio empaque y gran presencia escénica al personaje de Pane aunque su canto resultara un tanto forzado y anodino. Por su parte, Francisco Vas y Andrea Mastroni mostraron sus excelsas dotes interpretativas como Linfea y Silvaro, respectivamente, a pesar de que en ciertos pasajes estuvieran carentes de proyección vocal. Desde el podio, Ivor Bolton ofreció una lectura muy adecuada al frente de la Orquesta Barroca de Sevilla, conjunto que desplegó todas sus virtudes musicales. Ojalá sea el preámbulo de más visitas al coliseo madrileño.