El laberinto de locura y ambición de ‘Macbeth’

Valencia

04 / 04 / 2022 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
macbeth-operaactual-lesarts (2) Una escena del montaje de Benedict Andrews © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO & Mikel PONCE
macbeth-operaactual-lesarts (3) Luca Salsi (Macbeth) y Anna Pirozzi (Lady Macbeth) © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO & Mikel PONCE
macbeth-operaactual-lesarts (2) Luca Salsi (Macbeth) y Anna Pirozzi (Lady Macbeth) © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO & Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Verdi: MACBETH

Luca Salsi, Marko Mimica, Anna Pirozzi, Giovanni Sala, Rosa Dávila, Jorge Franco, Luis López Navarro, Marcelo Solís, Juan Felipe Durà. Dirección musical: Michele Mariotti. Dirección de escena: Benedict Andrews. 31 de marzo de 2022.

De nuevo el Palau de Les Arts se muestra capaz de conciliar todo lo necesario para ofrecer una ópera de repertorio al más alto nivel tanto por reparto, como por dirección orquestal y escénica. En cuanto al reparto, unas semanas antes se supo que, por indisposición, Carlos Álvarez no sería el protagonista de este regreso del Macbeth verdiano. Les Arts logró como sustituto contar con Luca Salsi, una referencia en este papel tras su interpretación en la inauguración de la temporada de La Scala el pasado diciembre. El barítono mostró un dominio absoluto del personaje tanto en lo vocal como en lo psicológico; su versión, teñida de cierto expresionismo a la hora de plasmar la locura del rol, resultó ideal para la propuesta escénica de Benedict Andrews. La anécdota llegó cuando antes de la escena con el aria “Pietà, rispetto, onore” se interrumpió la función debido a una hemorragia nasal del cantante… Parecía como si esa maldición de la sangre que atraviesa la ópera hubiese querido boicotear la función. Al final salió con un tapón en la nariz y cantó el aria magníficamente. El teatro se vino abajo.

"Cada coloratura, cada agudo, cada cambio registro de Anna Pirozzi fue solventado con voz y técnica soberanas, utilizados para ir coloreando su agudo retrato del personaje"

Un éxito similar consiguió Anna Pirozzi a la hora de ofrecer un dibujo intenso y profundo del difícil personaje de Lady Macbeth; en su voz y con su técnica la partitura se convirtió en un medio expresivo ideal. Cada coloratura, cada agudo, cada cambio registro fue solventado con voz y técnica soberanas y utilizados para ir coloreando su agudo retrato del personaje. La única pega fue que no terminase de redondear el Re bemol final de la escena de la locura. Marko Mimica fue un Banco de noble y elegante canto, mientras que Giovanni Sala destacó por la calidad tímbrica de su voz de tenor lírico. Del resto del reparto hay que destacar el Malcolm de Jorge Franco.

Contar con un director de la calidad de Michele Mariotti fue un lujo. El director demostró sensibilidad, lirismo y profundidad en la comprensión de esta obra; en su trabajo destacó el control de las dinámicas en la construcción de los concertantes, así como por la flexibilidad en el acompañamiento a los cantantes. Excelentes la orquesta y el coro, pero es de justicia destacar a este último tanto por el desempeño vocal como escénico, pues la producción exige un importante trabajo en ese sentido.

Benedict Andrews recibió una cierta contestación de un sector del público que no comulgó con sus ideas escénicas. Al margen de ese anecdótico testimonio, lo cierto es que su trabajo resultó ser soberbio. En un espacio vacío al estilo Peter Brook y un tiempo indefinido, profundiza en el laberinto psicológico de los personajes plasmando la locura, la ambición y el terror que viven valiéndose de unas escenas a veces impactantes o sorprendentes, pero siempre efectivas y de gran depuración estética. También hay que resaltar el elaborado trabajo de iluminación de Jon Clark.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL