‘Lucia’ o el amor arrebatado

Córdoba

28 / 03 / 2022 - Alejandro FERNÁNDEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
luciadilammermoor-operaactual-cordoba (2) Una escena del montaje de Francisco López © Gran Teatro de Córdoba
luciadilammermoor-operaactual-cordoba (3) Moisés Marín (Edgardo) y Javier Franco (Enrico) © Gran Teatro de Córdoba
luciadilammermoor-operaactual-cordoba (1) María José Moreno como Lucia © Gran Teatro de Córdoba

Gran Teatro

Donizetti: LUCIA DI LAMMERMOOR

María José Moreno, Moisés Marín, Javier Franco, Manuel Fuentes, José Manuel Montero, Lucía Tavira. Dirección musical: Carlos Domínguez Nieto. Dirección de escena: Francisco López. 25 de marzo de 2022.

El Gran Teatro de Córdoba brindaba a finales de marzo una inolvidable noche de ópera de la mano de Gaetano Donizetti, y la perspectiva romántica y belcantista de su Lucia di Lammermoor en una propuesta escénica proveniente del Villamarta de Jerez. Precisamente en este punto, Francisco López fue el encargado de diseñar una visión que teatralmente permitió diseccionar los perfiles psicológicos de los protagonistas.

Carlos Domínguez Nieto, titular de la Orquesta de Córdoba fue sin duda uno de los pilares de la solvencia de esta compleja Lucia que en lo orquestal resolvió plegando en todo momento al conjunto a las demandas vocales del elenco. El maestro perfiló una visión de amplio horizonte lo que permitió apreciar el buen momento que atraviesa la formación. En este sentido, cabe destacar el papel del Coro de Ópera de Córdoba que comanda José María Luque. Nuevamente las medidas sanitarias limitaron notablemente la emisión de la masa coral que, no obstante, se distinguiría por un canto compacto y bien medido, aunque algo justo en nervio, contrastando especialmente las cuerdas femeninas más oscilantes y afiladas que las masculinas, en ocasiones demasiado constreñidas. En todo caso, afortunadamente no faltaron momentos de indiscutible buena factura.

"María José Moreno volvió a demostrar la sabia combinación que destila entre lo actoral y canoro, perfectamente ajustada a la perspectiva y al interés psicológico de la propuesta escénica"

La soprano andaluza María José Moreno volvió a demostrar la sabia combinación que destila entre lo actoral y canoro, perfectamente ajustada a la perspectiva y al interés psicológico de la propuesta escénica; ya desde el aria y cabaletta “Ancor non giunse” fue agigantando el personaje protagonista gracias a un momento vocal que no admite reservas, aquilatado por un fraseo y apoyo firmes que vuelven a poner en valor el poderío técnico de la soprano andaluza, a lo que se añade el tono sensible y bien empastado que consiguió en los dúos, mostrándose grandísima en el sexteto del acto segundo y sencillamente rotunda en la escena de la locura con la que remató una Lucia de ensueño.

Moisés Marín defendería el rol de Edgardo con bastante convicción canora, especialmente en cuanto a afinación, con una emisión metálica que demostró poderío en los dúos junto a Moreno en los que el tenor brilló especialmente. Pocas dudas planteó en la escena “La perfida insultarmi volea” en la que remató una lectura de equilibrios, aunque justa en emisión. Javier Franco cerraba la triada protagonista distinguiéndose por una lectura convincente pero que reclamaba un punto más de bravura en el fraseo y en la emisión. Línea que con matices compartió el Arturo de José Manuel Montero frente al reseñable Raimondo defendido por Manuel Fuentes. Mención aparte merece la participación de Lucía Tavira, toda una revelación en esta producción que vuelve a colocar felizmente al Gran Teatro en los circuitos líricos nacionales de referencia.  * Alejandro FERNÁNDEZ, corresponsal en Córdoba de ÓPERA ACTUAL