Los primeros héroes y heroínas wagnerianas

Leipzig

06 / 07 / 2022 - Eduardo J. BENARROCH - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
diefliegendehollander-operaactual-operleipzig (1) Una escena de 'Der fliegende Holländer' © Oper Leipzig / Tom SCHULZE
diefliegendehollander-operaactual-operleipzig (1) Una escena de 'Der fliegende Holländer' © Oper Leipzig / Tom SCHULZE
diefliegendehollander-operaactual-operleipzig (1) Una escena de 'Der fliegende Holländer' © Oper Leipzig / Tom SCHULZE

Oper Leipzig

Wagner: DER FLIEGENDE HOLLÄNDER

Festival Wagner 22

Elisabet Strid, Karin Lovelius, Thomas J. Mayer, Randall Jakobsch, Vincent Wolfsteiner, Sven Hjörleifsson. Dirección musical: Ulf Schirmer. Dirección de escena: Michiel Dijkema. 25 de junio 2022.

Oper Leipzig

Wagner: TANNHÄUSER

Elisabet Strid, Kathrin Göring, Tania Lorenzo, Sebastian Pilgrim, Andreas Schager, Markus Eiche. Dirección musical: Ulf Schirmer. Dirección de escena: Calixto Bieito. 26 de junio 2022.

Oper Leipzig

Wagner: LOHENGRIN

Simone Schneider, Stephanie Müther, Günther Groissböck, Klaus Florian Vogt, Simon Neal, Matthias Hausmann. Dirección musical: Christoph Gedschold. Dirección de escena: Patrick Bialdyga.  30 de junio 2022.

Después de representar sus obras primigenias como Rienze, Die Feen o Das Liebesverbot, el Festival Wagner 22 de Leipzig continuó su andadura con las funciones consecutivas de El holandés errante, Tannhäuser y Lohengrin. El compositor alemán debe ser visto desde el final hacia sus comienzos y para comprenderlo bien habrá que detenerse una vez llegado al Holandés. ¿Por qué? Porque con su personaje clave comienza su larga lista de hombres que desafían a la estructura social y sus valores descubriendo la hipocresía de la sociedad y dejando en manos de mujeres valientes la decisión de ser redimidos o condenados. La lista es coherente, el Holandés busca una mujer fiel empoderada y obediente. Tannhäuser busca la mujer ideal, inocente pero también llena de sexualidad. Lohengrin busca salir de la sociedad opresiva del Grial y pone condiciones a una mujer inteligente, que, por serlo, son condiciones imposibles de cumplir por definición.

Wagner se pone trampas y exige que sean mujeres que piensan pero la vez les exige sumisión a su visión (como artista) y por más que estas mujeres tratan de llegar a una solución al problema, Wagner las deja colgando o las elimina. Senta se suicida, Elisabeth muere de pena y la pobre Elsa cae muerta al partir su marido de regreso con los Caballeros del Grial. Pero si Wagner crea héroes con aspiraciones imposibles también crea mujeres que están a la par y quizás por encima de esos héroes. En estas primeras óperas wagnerianas ninguna de ellas exhibe debilidad y todas confrontan su destino con tanta o más valentía que sus hombres, como Ortrud en Lohengrin. Si Siegfried será más adelante el héroe que no conocerá el miedo, esto no es ninguna novedad a los personajes femeninos, que no se acobardan desde el comienzo.

tannhäuser-bieito-leipzig-operaactual (2) Una escena de la nueva producción de 'Tannhäuser' de Calixto Bieito © Oper Leipzig / Tom SCHULZE
tannhäuser-bieito-leipzig-operaactual (2) Una escena de la nueva producción de 'Tannhäuser' de Calixto Bieito © Oper Leipzig / Tom SCHULZE
tannhäuser-bieito-leipzig-operaactual (2) Una escena de la nueva producción de 'Tannhäuser' de Calixto Bieito © Oper Leipzig / Tom SCHULZE

La producción de Tannhäuser de Calixto Bieito muestra que durante el concurso de canto la corte se rebela contra la sexualidad de Tannhäuser, pero una vez postrado y caído, esos mismos hombres son los que se sienten atraídos sexualmente por Elisabeth y abusan de ella y la manosea hasta el Landgrave. Bieito resalta la hipocresía inherente en la obra. También desborda con las emociones como en la escena de Elisabeth del tercer acto “Allmächt’ge Jungfrau”.

El nivel de canto en este Festival ha sido alto, destacando la soprano sueca Elisabet Strid como Elisabeth y una excelente Senta, Kathrin Göring como una seductora y bien cantada Venus y Andreas Schager como un convincente Tannhäuser. Klaus Florian Vogt presentó un Lohengrin bien fraseado y Günther Groissböck fue un superlativo Heinrich der Vogler.

No caben más elogios para el excepcional sonido de la Gewandhaus Orchester, dirigida en Tannhäuser (usando la versión original de Dresde) y El holandés errante por un inspirado Ulf Schrimer que mantuvo el drama con tensión, buen pulso y fraseo exquisito.  * Eduardo J. BENARROCH, crítico de ÓPERA ACTUAL

lohengrin-leipzig-operaactual (1) Una escena de 'Lohengrin' en Leipzig © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF
lohengrin-leipzig-operaactual (1) Una escena de 'Lohengrin' en Leipzig © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF
Una escena de 'Lohengrin' en Leipzig