Los cambios de Hoffmann mantienen el nivel

Barcelona

20 / 01 / 2021 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2.5 min

Print Friendly, PDF & Email
Hoffmann Arturo Chacón-Cruz dio voz magníficamente al protagonista en este reparto alternativo © Gran Teatre del Liceu / David RUANO
Hoffmann Roberto Tagliavini, con Carol García en el fondo © Gran Teatre del Liceu / David RUANO
Hoffmann Una escena del acto de Olympia de la producción de Laurent Pelly © Gran Teatre del Liceu / David RUANO

Gran Teatre del Liceu

Offenbach: LES CONTES D'HOFFMANN

Reparto alternativo

Arturo Chacón-Cruz, Ermonela Jaho, Roberto Tagliavini, Olga Pudova, Carol García. Dirección: Riccardo Frizza. Dirección de escena: Laurent Pelly. 19 de enero de 2021.

Los tres cambios ya previstos para la segunda función de Les contes d’Hoffmann desde la definitiva reestructuración de los repartos dieron interés a un cuadro interpretativo que hizo vivir, en no menor medida de lo que lo había hecho el elenco inicial, un relato al que la imaginación teatral de Laurent Pelly dio la sazón requerida y al que los breves cortes practicados poco daño hicieron, aunque el de los couplets de Frantz en el acto de Antonia fuera especialmente sensible al desequilibrar la presencia en la historia de su componente más desenfadado.

"Arturo Chacón-Cruz ofreció una misión siempre bien definida y proyectada, homogeneidad –ya que no belleza absoluta– en el esmalte y arrojo en el registro agudo fueron sus mejores armas, a las que unió una actuación escénicamente siempre convincente"

Arturo Chacón-Cruz no pretendió en ningún momento –probablemente ni lo intentó siquiera– competir con su colega del primer reparto en materia de refinamiento expresivo o detallismo en el fraseo, pero sí vio al personaje de Hoffmann más en tenor. Emisión siempre bien definida y proyectada, homogeneidad –ya que no una belleza absoluta– en el esmalte y arrojo en el registro agudo fueron sus mejores armas, a las que unió una actuación escénicamente siempre convincente. Roberto Tagliavini, por su parte, personificó a los cuatro personajes maléficos a su cargo con una vocalidad sólida y tímbricamente atractiva, aunque en su puntatura final del aria de Dapertutto no llegara a alcanzar los espectaculares resultados de su antecesor. Hubiera podido quizá diferenciar un poco más a cada una de sus Némesis, pero dejó muestras suficientes de una trayectoria en alza que puede convertirle en uno de los mejores bajos de su generación.

Carol García, por su parte, construyó una Musa/Nicklausse de suficientes medios vocales y dicción irreprochable y se integró en la acción escénica con un perfecto sentido del trabajo en equipo a pesar de que el atuendo del mentor de Hoffmann en su acepción masculina no le sentase especialmente bien. El público, muy atento por otra parte, aplaudió bastante poco al final. También la pandemia tiene que ver con este tipo de reacciones.