Lope de Vega contemporáneo

Madrid

26 / 03 / 2021 - José María MARCO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Selva amor Una escena del montaje con jóvenes estudiantes de 'La selva sin amor' © YouTube
Selva amor Una escena del montaje con jóvenes estudiantes de 'La selva sin amor' © YouTube
Selva amor Una escena del montaje con jóvenes estudiantes de 'La selva sin amor' © YouTube

Escuela Superior de Canto de Madrid

Varios compositores: LA SELVA SIN AMOR

Estreno en 'streaming'

Alumnos de la Escuela Superior de Canto de Madrid. Orquesta Sinfónica del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Dirección: Mariano Rivas. Dirección de escena: Raúl Arbeloa. Coordinación musical: José María Sánchez-Verdú. 24 de marzo de 2021.

 

La selva sin amor está considerada la primera ópera española, con texto de Lope de Vega y música de Filippo Piccinini, Fue estrenada en 1627 en el Alcázar madrileño. Por desgracia, la partitura se perdió; no así el libreto, que compone una encantadora variación sobre algunos motivos predilectos de Lope, a partir de un argumento sencillo y artificioso a la vez.

En su morada celeste, Venus se entera de que a orillas del Manzanares (la «selva»), viven dos pastores enamorados de sendas ninfas que no les hacen caso (de ahí lo de «sin amor»). Indignada, Venus envía a su hijo Cupido a deshacer el entuerto y, como era de esperar, Amor lo revoluciona todo. Ellos pierden su interés por las ninfas, ellas caen rendidas ante los mismos que ahora las desprecian y el propio Manzanares, que hasta entonces había vivido libre de los apremios eróticos, las habrá de conocer por las otras muchas ninfas que acuden a refrescarse en sus aguas. Al final, Venus y su hijo restablecen el orden y la antinatural selva sin amor queda transformada en «selva de amores». Final sonriente para un divertimento que ha dejado entrever algunos de los muchos males y desdichas que Amor trae a los seres humanos.

"Seis estudiantes han hecho el esfuerzo, plenamente conseguido, de componer una partitura unitaria dentro de la variedad, teatral, contemporánea y evocadora de formas musicales de tiempos de Lope"

El compositor, director y profesor José María Sánchez-Verdú –bien conocido por su compromiso con el teatro cantado–, la Escuela Superior de Canto de Madrid y el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid han tenido la feliz idea de proponer a los estudiantes de Composición la elaboración de una partitura para devolver a La selva sin amor su categoría musical. Dividido el trabajo en siete partes, más un prólogo y varios interludios, seis estudiantes han hecho el esfuerzo, plenamente conseguido, de componer una partitura unitaria dentro de la variedad, teatral –algo imprescindible– y contemporánea y evocadora de algunas formas musicales de tiempos de Lope, en particular de una página de Mateo Romero.

Con una pequeña orquesta sinfónica, los diversos compositores (Sofía Sainz, Axel, Daniel Blázquez, Juan Montero, Alberto Sánchez Montoyo y David Lima) crean una urdimbre sonora atractiva y rica, a veces densa, más propia del Rin que del Manzanares. Los cantantes derrocharon naturalidad, descaro, buen hacer teatral y profesionalidad.

En el apartado vocal, que deja adivinar una gran cantera de artistas, destacó Alexander Orellano (Amor), con un instrumento de contratenor capaz de todos los matices y todos los virtuosismos; Lucía Ayestán, con una Venus de autoridad indiscutible; y las muy bellas voces de María Luisa Bringas (Jacinto) y Violeta Siesto (Filis). Excelente y vistosa representación dirigida por Raúl Arbeloa, en el escenario –con foso– del precioso teatro de la Escuela Superior de Canto, a falta tan solo de mayor fluidez en algunos movimientos un poco mecánicos. Todo un ejemplo de lo que puede hacer un grupo de gente joven con textos tan hermosos como los del repertorio teatral español.