Memorable 'Elisir' lisboeta

Lisboa

11 / 10 / 2022 - António ESTEIREIRO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
saocarlos-operaactual-elisirdamore-3.jpg Una escena de la nueva producción de 'L'elisir d'amore' en Lisboa © TNSC / António Pedro FERREIRA
saocarlos-operaactual-elisirdamore-3.jpg Una escena de la nueva producción de 'L'elisir d'amore' en Lisboa © TNSC / António Pedro FERREIRA
saocarlos-operaactual-elisirdamore-3.jpg Una escena de la nueva producción de 'L'elisir d'amore' en Lisboa © TNSC / António Pedro FERREIRA

Teatro Nacional de Sao Carlos

Donizetti: L'ELISIR D'AMORE

Nueva producción

Rita Marques, Antonio Garés, Ricardo Seguel, Ricardo Panela, Joana Seara. Dirección musical: Antonio Pirolli. Dirección de escena: Mário João Alves. 8 de octubre de 2022.

Lo que más impresionó en esta nueva producción de L’elisir d’amore es la contagiosa alegría de cuantos en ella han intervenido. Para empezar esta nueva temporada lírica volvió este clásico de Donizetti que, en una elección afortunada, fue encomendado al tenor portugués, ahora también director de escena, Mário João Alves. Tanto por su escenografía como por su puesta en escena, la ocasión supuso un éxito que hacía mucho tiempo no se conocía en el São Carlos. La sencillez de los medios escénicos empleados, que complementaba una regia muy dinámica ponía el énfasis en un estilo de comedia muy físico, al que contribuyeron en gran medida los elementos de la figuración. Sería deseable que esta producción se conociera a nivel internacional, pues la época de dramatismo que se vive se lo merece.

Muy feliz fue también la elección del vestuario de Sandra Catarino, reciclando materiales disponibles a favor de un ambiente más sustentable. El diseño de luces de José Diogo contribuyó a la propiedad y la elegancia de la puesta en escena.

"El conjunto de solistas elegidos fue bastante afortunado, mereciendo destacarse el trío de solistas que encarnó a Nemorino, Adina y Dulcamara"

El conjunto de solistas elegidos fue bastante afortunado, mereciendo destacarse el trío de solistas que encarnó a Nemorino, Adina y Dulcamara. El tenor español Antonio Garés, en un evidente crescendo a lo largo de la velada, mostró una técnica vocal excelente y un timbre y una dicción ejemplares; su versión de la célebre aria “Una furtiva lagrima” fue, naturalmente, uno de los mejores momentos de la noche. Apareciendo por vez primera en un papel principal, la soprano portuguesa Rita Marques encarnó de forma impresionante a un personaje que con sus múltiples recursos conquistó a un público con su bellísimo timbre y el dominio técnico de los pasajes más exigentes; su “Prendi, per me sei libero” fue el momento más destacado de la función. De forma sorprendente, el bajo chileno Ricardo Seguel presentó un Dulcamara muy bien construido, proponiendo una de las principales figuras de este Elisir, imponente en escena y conquistando al público desde su primera aparición, en uno de los momentos escénicos más conseguidos de la producción.

La soprano portuguesa Joana Seara destacó como Giannetta en su excelente escena con el coro femenino, y el barítono Ricardo Panela (Belcore) acabó beneficiándose también del lado más físico de la comedia, mostrando el aspecto más caricaturesco del personaje.

El coro dirigido por Giampaolo Vessella y la orquesta del Teatro Nacional realizaron asimismo un buen trabajo bajo la batuta del maestro Antonio Pirolli, en una de las mejores actuaciones de los últimos tiempos. El público aplaudió durante muchos minutos a todos los intérpretes. Hay que confiar en que esta sea una señal para el resto de la temporada que ahora empieza.  * António ESTEIREIRO, corresponsal en Lisboa de ÓPERA ACTUAL