Lausana: Una 'Ariadne' para el recuerdo

24 / 03 / 2019 - Albert GARRIGA - Tiempo de lectura: 5 minutos

Print Friendly, PDF & Email
El montaje de David Hermann conjugó de manera inteligente el drama y la comedia que se mezclan en la compleja ópera de Strauss © Opéra de Lausanne / Alan HUMEROSE
El montaje de David Hermann conjugó de manera inteligente el drama y la comedia que se mezclan en la compleja ópera de Strauss © Opéra de Lausanne / Alan HUMEROSE

Opéra de Lausanne

Richard Strauss: ARIADNE AUF NAXOS

Nueva producción

Christina Nilsson, Michael König, Marie-Ève Munger, Deidre Angenent, Oliver Zwarg, Johnathan McCullough, François Piolino, Daniel Golossov, Aurélien Reymond-Moret, Julie Martin du Theil, Rira Kim, Myriam Bouhzada, Andreas Jaeggi, Martin C. Turba, Joël Terrin, Raphäel Hardmeyer, Fernando Cuellar Leon. Dirección: Frank Beerman. Dirección de escena: David Hermann. 24 de marzo de 2019.

El divertimento casi camerístico que idearon Strauss y Hofmannsthal resultó ser una deliciosa parodia de lo que ellos mismo vivirían con la versión del dramaturgo de la obra de Molière El burgués gentilhombre (1912), con música accidental de Strauss de su conocida Suite. En este marco también se movió el director de escena David Hermann en una ingeniosa coproducción de l’Opéra de Lausanna, con la Semperoper de Dresden, donde sacó jugo del difícil prólogo, con hilarantes caracterizaciones –como la del maestro de baile mezcla de Roth Stewart y Shirley  MacLaine– idas y venidas, puertas que se abren y descubren al personaje recién salido de la ducha, al más puro estilo de Noises off de Michael Frayn.

En la ópera se jugó bien con una escenografía tenebrosa, la de la ópera seria, con el colorido de Zerbinetta y los personajes de la comedia dell’arte y  una iluminación que recordaba otros tiempos, además de una equilibrada dirección de actores, que no pretendía ahondar en nada más que en el sentido marcado por el tándem creativo de la obra.

El maestro Frank Beermann, especialista en el repertorio straussiano, supo sacar un sonido brillante y cristalino a la Orquesta de Cámara de Lausana. Strauss quiso una formación reducida para Ariadne, lo que, junto a un prólogo marcado por recitativos imposibles, hacen que no sea una ópera nada fácil; y Beermann no sólo la llevó a buen puerto, si no que consiguió momentos verdaderamente sublimes, sacando a flote, con aparente facilidad el juego con solistas y brillaron en sobremanera, cuerdas y maderas, y esos fantásticos metales que tan bien escribió Strauss y que en Lausana sonaron sobresalientemente. También fueron una maravilla el piano, la celesta y el harmonium. Y es que esta Ariadne fue, sin duda, para el recuerdo.

Vocalmente se contó con un interesante y sólido reparto y a pesar de algún pero, también consiguió llevar la representación a cotas artísticas de elevada calidad. Ariadne fue la soprano sueca Christina Nilsson quien, con una voz de timbre redondo y excelente proyección, cautivó gracias a una aristocrática musicalidad que le permitió abordar «Es gibt ein Reich» solemnemente. Michael König (Tenor/Bacchus) hizo una interpretación algo plana y tediosa y aun contando con un instrumento de gran calidad, tuvo algún problema en las notas más agudas en el dúo final. Marie-Ève Munger compuso una pizpireta Zerbinetta y se lució a lo grande en su endiablada página «Grossmächtige Prinzessin» con control de la coloratura, pianissimi, sobreagudos, etc., y a la que una afeada zona de paso no consiguió deslucir una interpretación redonda.

La mezzosoprano Deidre Angenent (Komponist) ofreció una buena musicalidad, entregada y poética interpretación, además de un timbre de cierta belleza; lástima verse mermada por una falta de técnica que hizo que pasara algún escollo por  «Sein wir wieder gut» y llegara cansada al final del prólogo. Muy bien los barítonos Johnathan McCullough como Harlekin, quien gustó mucho en su canción «Lieben, Hassen, Hoffen, Zagen» gracias a su elegante línea y el Maestro de Música de Oliver Zwarg. El resto del reparto estuvo a la altura de la calidad de sus compañeros, destacando las tres ninfas de Aurélien Reymond-Moret, Julie Martin du Theil y Rira Kim.