La pulcra 'Médée' de Rattle y Kozená

Barcelona

28 / 11 / 2023 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
médée liceu Simon Rattle al frente de la Freiburger Barockorchester en el Liceu © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
médée liceu Magdalena Kozená y SImon Rattle en la 'Médée' del Liceu © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Gran Teatre del Liceu

Charpentier: MÉDÉE

En versión de concierto

Magdalena Kozená, Reinoud van Mechelen, Luca Tittoto, Carolyn Sampson, Gyula Orendst. Freiburger Barockorchester. Coro Staatsoper Under den Linden. Dirección: Simon Rattle. 27 de noviembre de 2023.

Por vez primera aterrizaba en el Liceu la música escénica de ese gran maestro que fue Marc-Antoine Charpentier, cuyos salmos, misas, motetes y oratorios llenarían por sí solos todo un capítulo de la música barroca, ya a las puertas del siglo XVIII. Lo haría, para mayor lujo, en una pulquérrima versión en forma de concierto de su ópera Médée, que en estos mismos días se representaba escenificada en la Staatsoper Under den Linden berlinesa, también bajo la magistral batuta de Simon Rattle al frente una impecable Freiburger Barockorchester y del coro de la Ópera berlinesa, soberbio en la distribución de planos y en la distribución de las dinámicas, con una lectura musical en que tanto los diálogos entre los solistas vocales como el ímpetu de las marchas y las entrées del ballet fueron admirablemente subrayados para gozo de un público —menos numeroso de lo que la ocasión requería, por cierto—, que supo sobreponerse con entereza a las dimensiones de la obra que se ejecutaba.

"Magdalena Kozená aprovechó una vez más su actual y óptimo estado de forma para subrayar el vigor dramático de sus invocaciones y desmayo"

Con una sucinta aportación gestual y una acentuación en el fraseo que en un repertorio como este excusan las exhibiciones vocales, el grupo de solistas de canto hizo creíbles cada una de las situaciones del drama, teniendo al frente una entregadísima Magdalena Kozená, que aprovechó una vez más su actual y óptimo estado de forma para subrayar el vigor dramático de sus invocaciones y desmayos, con una implicación teatral de primera fuerza. No desmerecieron a su lado el Jason del tenor Reinoud van Mechelen, bien fraseado y poseedor de una técnica excelente; y las voces graves de Luca Tittoto (Créon) y Gyula Orend (Oronte), ambos de nítida dicción y de admirable vigor interpretativo.

Completaron el reparto la deliciosa Créuse de de Carolyn Sampson, dueña de una voz pequeña pero muy bien administrada, así como las cuidadas apostillas de Jehanne Amzal y Markéta Cukrova y la breve intervención de Gonzalo Quinchahual y Dionysios Avgerqinos como portavoces de las fuerzas infernales. Las aclamaciones del público al final hicieron justicia al concierto ofrecido, un verdadero regalo para el actual curso liceísta.  * Marcelo CERVELLÓ, crítico de ÓPERA ACTUAL