La pandemia se ceba con 'Manon Lescaut'

Pamplona

09 / 02 / 2021 - Alberto OSÁCAR - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Manon Lescaut Berna Perles como la heroína pucciniana © Fundación Baluarte
Manon Lescaut Un momento de esta ópera ofrecida en versión semiescenificada © Fundación Baluarte
Manon Lescaut Berna Perles como la heroína pucciniana junto al tenor Walter Fraccaro © Fundación Baluarte

Fundación Baluarte

Puccini: MANON LESCAUT

Versión semiescenificada

Berna Perles, Walter Fraccaro, José Antonio López, Carlos Chausson, Pablo García-López, Nerea Berraondo, Darío Maya, Julen Jiménez. Dirección: Manuel Hernández-Silva. Dirección de escena: Susana Gómez. 5 de febrero de 2021.

Al igual que está sucediendo con otras temporadas líricas en el país, la Fundación Baluarte ha retomado su programación operística, esta vez en colaboración con la Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera de Navarra (AGAO). Este esfuerzo, pese a las limitaciones de aforo que existen y a otros muchos imponderables, merece ser reconocido y aplaudido por los aficionados. El título elegido en esta ocasión era Manon Lescaut de Puccini, título no muy frecuente y que con el reparto anunciado inicialmente despertó un lógico interés, pese a que la versión era semiescenificada. Sin embargo, la pandemia de la Covid-19 también hizo acto de presencia en el reparto obligando a la prevista protagonista, Ainhoa Arteta, a suspender su actuación al no haberse recuperado del contagio del virus que tuvo en Valencia. A ello se unió la cancelación por una afección laríngea del otro protagonista, el tenor Roberto Aronica, quien tuvo que ser sustituido in extremis por Walter Fraccaro.

Los avatares a los que tuvo que hacer frente la organización deben ser reconocidos también ya que, con los problemas de movilidad existentes, dificultaba aún más la disponibilidad de algunos cantantes.

"Berna Perles supo defender su personaje y las exigentes arias que tiene en la obra, pese a tener que luchar contra un caudal sonoro excesivo por parte de la orquesta"

Entrando en el análisis de lo escuchado y visto, la velada tuvo sus luces y sombras, y buena prueba de ello es la reacción del público que no interrumpió en ni un solo momento con sus aplausos hasta el final de la representación. Uno de los motivos pudo ser la protagonista, la soprano malagueña Berna Perles, que sustituyó a la prevista Arteta. El papel de Manon no se adecua a las facultades actuales de la cantante, cuyo registro es más lírico que el que requiere este personaje y, por este motivo, en los momentos de mayor dramatismo y en los pasajes más graves difícilmente se le escuchaba. Sin embargo, Perles supo defender su personaje y las exigentes arias que tiene en la obra, pese a tener que luchar contra un caudal sonoro excesivo por parte de la orquesta.

A su lado, como Des Grieux, el tenor Walter Fraccaro demostró conocer a la perfección su parte, dominando la tesitura con una voz de tenor spinto a la que quizá le faltó un mayor refinamiento y elegancia y una mayor matización para brillar. Recibió una calurosa ovación final.

Como Lescaut intervino el barítono José Antonio López, defendiendo su parte con autoridad y sin mayores problemas. Fue un lujo contar con Carlos Chausson como Geronte de Ravoir: la autoridad, rotundidez y categoría con las que canta son una lección en toda regla y así lo supo reconocer el público en los saludos finales. Entre los personajes secundarios habría que resaltar la intervención de Pablo García López como Edmundo y maestro de música. El resto cumplió su cometido.

La versión musical corrió a cargo de Manuel Hernández Silva, titular de la Sinfónica de Navarra, quien ofreció una lectura correcta de la obra aunque abusara en exceso del volumen, aspecto que perjudicó en muchos momentos a los cantantes. Cumplió con su cometido también el Coro de la AGAO. El apartado escénico estuvo a las órdenes de Susana Gómez, aunque este no pasara de un mero ir y venir de los cantantes sin partitura y con cierta acción actoral que ayudó a un mejor desarrollo dramático de la obra.