Nueva York: La NYCO, con el 'Pride'

05 / 07 / 2019 - Ken SMITH - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email

New York City Opera

Iain Bell: STONEWALL

Estreno absoluto

Joseph Charles Beutel, Andrew Bidlack, Liz Bouk, Lisa Chavez, Michael Corvino, Jessica Fishenfeld, Marc Heller, Brian James Myer, Jordan Weatherston Pitts, Justin Ryan. Dirección: Carolyn Kuan. Dirección de escena: Leonard Foglia. Rose Theater, Lincoln Center, 28 de junio, 2019.

Hace dos años, cuando la reencarnación post-bancarrota de la New York City Opera (conocida como NYCO Renaissance)concluyó su segunda temporada con el estreno en Estados Unidos de Angels in America de Peter Eötvös (una adaptación de la mítica obra de Tony Kusher en la era del SIDA) la compañía dio a conocer su intención de dedicar cada mes de junio –conocido también como el mes del orgullo– a temas relacionados con la comunidad LGBT. En la temporada pasada se ofreció el demorado estreno en Estados Unidos de Brokebak Mountain de Charles Wuorinen, que fue originariamente encargada para la NYCO por Gerard Mortier, aunque acabó estrenándose en el Teatro Real de Madrid.

Esta temporada la NYCO supo mantener su pabellón en alto con este encargo que celebró el 75º aniversario de la compañía y el cincuentenario de los altercados del Stonewall Inn en Nueva York que dieron alas al movimiento por los derechos de los gays

Esta temporada, y a pesar de las nuevas dificultades económicas –el miembro del consejo y principal donante, Roy Niederhoffer, retiró su participación por “razones personales”– la NYCO supo mantener su pabellón en alto, con un nuevo encargo para celebrar el 75º aniversario de la compañía y el cincuentenario de los altercados del Stonewall Inn en Nueva York que dieron alas al movimiento por los derechos de los gays.

Stonewall, obra del compositor Iain Bell y del libretista Mark Campbell, tuvo cinco representaciones en el Rose Theater de Lincoln Center, con la última de ellas el 28 de junio para subrayar el aniversario de Stonewall y la apertura el fin de semana del World Pride 2019 –el Orgullo gay– en Nueva York. Stonewall se atiene fielmente a los hechos históricos, en que personas de procedencias e inclinaciones diversas –mujeres lesbianas, machos latinos, una mujer negra transexual, un hombre blanco sin hogar– comparten de manera improbable un momento histórico. Como ópera, en todo caso, resultó tan confusa y desenfocada como los hechos que refleja.

La música de Bell es consistente y agradable de escuchar, adecuándose perfectamente al bien trazado libreto de Campbell; los personajes estaban perfectamente definidos y bien delineados en su estructura vocal, pero en 75 minutos, sin descansos, no quedaba mucho espacio para profundizar en la trama o en los protagonistas. En el aspecto visual tanto la escenografía de Riccardo Hernández como el vestuario de David Woolard denotaban de manera evidente lo escaso del presupuesto que se había dispuesto. Pero como ya había quedado demostrado con el Harvey Milk de Stewart Wallace y Michael Korie en 1995, una ópera que fracasó en Nueva York pero que, después de una astuta revisión, fue un gran éxito en San Francisco, este estreno puede no ser más que un comienzo. Se habla, de hecho, de representaciones futuras de Stonewall en el Opera Holland Park de Londres y en el Théâtre des Champs-Élysées de París.

Briana Elyse Hunter y Jorell Williams, protagonista de 'As One'

Mucho mayor fue el éxito obtenido por As One, la historia de un despertar transgénero que la NYCO había coproducido previamente en mayo en el Merkin Hall de Nueva York. As One destaca menos por sus afinidades con Stonewall –75 minutos de duración, idéntico libretista, aunque Campbell comparte aquí la autoría con el artista trans Kimberly Reed que por sus diferencias. Un solo personaje está representado por dos cantantes, un protagonista barítono para el antes (Jorell Williams) y una mezzosoprano para el después (Briana Elyse Hunter). La partitura post-minimalista de Laura Kaminsky desarrolla un constan te pulso rítmico, con la música siguiendo el carácter del género del protagonista. Las escenas  se despliegan como canciones contenidas en sí mismas. Al contrario que en Stonewall, donde los personajes tienen que enfrontarse a una oposición exterior, en As One esta viene del interior.

Al menos, la NYCO ha reforzado su credo en el sentido de que la comunidad LBGT tiene muchas historias que contar. Y parece que a menudo estas procedan de la misma persona.