La lección del maestro Pedrell

Bilbao

20 / 01 / 2023 - Nora FRANCO MADARIAGA - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
breton-royo-operaactual-arriaga Joan Martín-Royo y Rubén Fernández-Aguirre en el Teatro Arriaga © Teatro Arriaga

Teatro Arriaga

Recital de JOAN MARTÍN-ROYO

Ciclo 'Lied' Arriagan

Obras de Felip Pedrell. Joan Martín-Royo, barítono. Rubén Fernández Aguirre, piano. 17 de enero de 2023.

El año comenzó y, con él, el Teatro Arriaga iniciaba el que será su primer ciclo dedicado al Lied, con seis recitales –uno por mes, de aquí a junio– a cargo de artistas estatales con interesantes propuestas. La primera de estas veladas de pequeño formato, realizadas en el íntimo ambiente a media luz del foyer del teatro para un reducido público, tuvo lugar el pasado martes con un programa dedicado íntegramente al hoy casi desconocido musicólogo, maestro y compositor catalán Felip Pedrell. Maestro de grandes autores de la música española como Albéniz, Granados, Turina o Falla, Pedrell es principalmente conocido por haberse convertido con sus investigaciones en el primer musicólogo español y por su trabajo por la recuperación de la música de Tomás Luis de Victoria, pero fue también un prolífico compositor que ha dejado un amplio catálogo que permanece casi olvidado. Y, precisamente para subsanar en parte ese –injusto– olvido, este recital recogió algunas de sus melodías.

La velada empezó con tres canciones en francés sobre poemas de Gautier y Hugo, inspiradas en la etapa de Pedrell como pensionado en París, seguidas de otras tres canciones españolas y otras tres con textos del escritor, poeta y libretista italiano Metastasio –gracias al minucioso trabajo musicológico de recuperación de Carlos Imaz–, que sorprendieron por sus aires verdianos o incluso ciertas reminiscencias de Bellini.

La segunda parte estuvo ocupada por La Primavera, uno de los primeros ciclos escritos en catalán, de clara influencia schumanniana, y más concretamente, de su Dichterliebe, aunque también hay algo de Frauenliebe und -leben entre sus páginas.

"De gran resonancia vocal, el barítono Joan Martín-Royo, convenció con un cálido timbre metálico y una aterciopelada emisión adelantada"

La voz del barítono Joan Martín-Royo sonó franca, con una esmerada dicción y bien armada técnicamente. De gran resonancia, convenció con un cálido timbre metálico y una aterciopelada emisión adelantada. De su homogéneo registro caben subrayar los agudos amplios y resueltos pese a que la tesitura de las piezas escogidas no permitió disfrutar del extremo más grave que se intuía grato y mórbido, aunque de menor presencia. El rango dinámico no llamó la atención por su amplitud, pero se ajustó a las características acústicas del espacio físico, a la cercanía del público y, sobre todo, a la expresividad de los textos.

Las piezas del programa destacaron, además de por la heterogeneidad de estilos, por su riqueza armónica y los cambios de carácter, reflejados principalmente en la parte pianística de estos Lieder. La alternancia modal, característica recurrente en casi todas las piezas, fluyó deliciosamente caprichosa entre los dedos de Rubén Fernández Aguirre, de quien hay que resaltar su extraordinaria capacidad de cantar con los vocalistas, fundiendo lo que muchas veces es un simple acompañamiento –y otras una compleja miniatura pianística, como en el caso de cada uno de los números de La Primavera– en un auténtico dúo con el cantante. Por supuesto, también contribuyó a esa sensación de dúo en igualdad la innegable y compleja musicalidad de los acompañamientos que escribió Pedrell para sus piezas, reivindicando su lugar en un puesto destacado junto a los grandes maestros.  * Nora FRANCO MADARIAGA, corresponsal en Bilbao de ÓPERA ACTUAL