Krimmel y Heide en los adioses de Schubert

Granada

08 / 07 / 2024 - Alejandro FERNÁNDEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
schubert granada El barítono Konstantin Krimmel y el pianista Daniel Heide © Festival de Granada / Fermín RODRÍGUEZ

Festival Internacional de Música y Danza de Granada

Recital de KONSTANTIN KRIMMEL

Schwanengesang, de Franz Schubert. Daniel Heide, piano. Patio de los Mármoles, 5 de julio de 2024.

Pasado ya el ecuador del Festival Internacional de Música y Danza de Granada y en el escenario del Patio de los Mármoles del Hospital Real, el público pudo disfrutar del sustancioso recital del barítono alemán Konstantin Krimmel acompañado al piano por Daniel Heide. Krimmel se ha convertido en una de las grandes referencias del género que como así mostró en los equilibrios, tensiones, timbres y sentido dramático con el que ambos músicos dieron lectura a la última colección, que no ciclo, de Lieder de Schubert, el Schwanengesang, una recopilación de canciones publicada después de la muerte del compositor consumido por la sífilis, que inevitablemente influenció el ánimo de las composiciones. Escritas entre agosto y octubre de 1828, única referencia temporal de esta colección que, como se ha dicho, no nace como un ciclo, su formato se debe al editor vienés Hanslinger, que la llevaría a la imprenta incluyendo el que se considera el último de los más de 600 Liedes salidos del genio de Schubert, “Der Doppelgänger”. Este Lied ocupó el penúltimo lugar en la agrupación de estas canciones sobre poemas de Relistab, Seidl y Heine dentro de la personalísima propuesta de Krimmel y Heide.

"Krimmel asumió el programa en ascenso partiendo de la ventaja del idioma sobre la que construiría el desarrollo dramático del programa sobre la base de la emisión bien proyectada"

Ambos músicos propusieron dividir la colección en dos bloques ubicando en el corazón de estos Lieder cuatro sobre poemas de Seidl, incluido Die Taubenpost”, que cerraba la selección de inspiradas en el poeta, momento en el cual brillaron los acentos, inflexiones y colores del instrumento del barítono, quien abordó el número y el recital con una inusitada concentración que calaría en el auditorio produciendo esos instantes únicos que proporciona el contacto directo y cercano entre oyente y artista. Krimmel asumió el programa en ascenso, partiendo de la ventaja del idioma sobre la que construiría el desarrollo dramático del programa y sobre la base de una emisión bien proyectada gracias al apoyo que ofrece un fraseo pensado en la más eficaz articulación, destilando armónicos definidos y colores poliédricos, mostrándose como un Liederista especialmente maduro. El cantante sitúa la emisión en un centro vocal sólido que fue macerando a lo largo del primer bloque de canciones con momentos de gran expresión musical, como en Ständchen”Abschied”.

La colección de Relistab le sucedería en la selección schubertiana de poemas de Seidl, de ánimo más oscuro y amplio horizonte expresivo, que tanto Krimmel como Heide destilaron sobre acentos y timbres, especialmente en Bei Dir Allein” o en la sólida interpretación de Die Taubenpost”. Ambos artistas dieron a los adornos especial cuidado, consiguiendo abundar en la madurez artística y dramática del trabajo desplegado.

Cerraba este recital en constante diálogo entre el canto de Krimmel y el piano Heide el segundo bloque que conforma el Schwanengesang dedicado a los poemas inspirados en Heine. Una vuelta más donde las notas agudas aderezan estos Lieder con los que Krimmel y Heide resolvieron esta suculenta schubertiada imbuida de la magia de la noche granadina.  * Alejandro FERNÁNDEZ, corresponsal en Granada de ÓPERA ACTUAL