Julia Lezhneva, una diva todoterreno

Barcelona

08 / 02 / 2022 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Lezhneva / operaactual.com Julia Lezhneva en el Palau de la Música © Antoni BOFILL

Palau de la Música Catalana

Recital JULIA LEZHNEVA

Ciclo Grandes Voces

Julia Lezhneva, soprano. Pavel Nersessian, piano. 7 de febrero de 2022.

Con su recital en el Palau de la Música Catalana, la soprano Julia Lezhneva culminó un trío de veladas de auténtico lujo en Barcelona en apenas una semana. Si Franco Fagioli hechizó en el mismo Palau y Piotr Beczala puso en pie al Liceu, la cantante rusa ofreció una demostración de clase, talento, personalidad y versatilidad deslumbrantes. Calificada como niña prodigio desde su sonado debut internacional en el Rossini Festival de Pésaro con apenas 18 años, su carrera se ha desarrollado con tanta brillantez como prudencia en la elección del repertorio. Centrada en la música barroca, de la que se ha erigido como referente, sus incursiones operísticas se han limitado a algunos papeles mozartianos, como Zerlina de Don Giovanni, rol en el que se presentó hace unos años en el Liceu.

Precisamente al repertorio barroco dedicaron Lezhneva y el pianista Pavel Nersessian la primera parte del recital, concretamente a piezas de Händel y Vivaldi. Arrancaron ambos con la célebre “Rejoice greatly, o daughter of Zion”, de El Mesías y el recitativo y aria del motete Saeviat tellus inter rigires. En estas primeras intervenciones Lezhneva ya mostró sus credenciales, que se confirmaron con una espléndida y sentida recreación de «Sposa son disprezzata», de la ópera Bajazet de Vivaldi. Un timbre reluciente, cálido y penetrante de lírico-ligera que ha adquirido considerable solidez en la franja central, todo ello sostenido por una técnica deslumbrante que le permite ejecutar agilidades, trinos, roulades y todo tipo de coloratura con precisión quirúrgica.

"Todo ello serían fuegos de artificio si la soprano no dotase cada una de sus intervenciones de una sensibilidad y expresividad, siempre rigurosamente ceñidas a los requerimientos estilísticos, solo reservada a las grandes"

Pero todo ello serían fuegos de artificio si la soprano no dotase sus intervenciones de sensibilidad y expresividad, siempre rigurosamente ceñidas a los requerimientos estilísticos, solo reservada a las grandes. Dos arias más de Händel, pertenecientes a Il trionfo del tempo e del disinganno y Alcina, y la virtuosística «Agitata da due venti» de La Griselda, de Vivaldi, culminaron una primera parte estelar. Hasta aquí, nada nuevo, simplemente la confirmación de los talentos ya conocidos de Julia Lezhneva.

Lo que era más incierto era la prestación de la soprano en el repertorio liederístico que abordó en la segunda parte. A menudo los acercamientos puntuales de cantantes centrados en otros repertorios al particular universo del Lied muestran un cierto aire diletante. Desde luego no fue el caso de Lezhneva, quien ofreció un Liederkreis Op. 39 de Robert Schumann estilísticamente impecable, orgánico en su concepción y recreando los sucesivos climas de las cortas canciones con naturalidad y emoción. Una auténtica revelación que abre nuevas perspectivas en la trayectoria de la cantante.

No fue ajeno al éxito de la propuesta la excelente aportación del pianista Pavel Nersessian, tan inspirado en un repertorio barroco de siempre difícil adaptación al piano como en la faceta romántica. Exhibió bello sonido y elegante fraseo en todo momento, luciéndose también en sus dos intervenciones solistas dedicadas a Couperin y Schumann.

Las tres canciones de La regata veneziana, de Rossini, bien cantadas aunque no tan lucidas como el resto del programa y un tanto ininteligibles, cerraron el programa oficial tras el que los intérpretes regalaron tres propinas. Un recital de altos vuelos que dejó la sensación de que Lezhneva tiene aún mucho campo por recorrer y cosas por decir en repertorios diversos, tanto en el Lied como en un repertorio belcantista que le podría encajar como anillo al dedo.– Antoni COLOMER, crítico de ÓPERA ACTUAL