Juan Diego Flórez y Julie Fuchs, ovacionados por su Rossini francés

Pésaro

11 / 08 / 2022 - Mauro MARIANI - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Le Comte Ory Pésaro / operaactual.com Juan Diego Flórez en 'Le Comte Ory' en Pésaro © ROF / AMATI & BACCIARDI
Le Comte Ory Pésaro / operaactual.com Juan Diego Flórez en 'Le Comte Ory' en Pésaro © ROF / AMATI & BACCIARDI
Le Comte Ory Pésaro / operaactual.com 'Le Comte Ory' en Pésaro en la producción de Hugo de Ana © ROF / AMATI & BACCIARDI

Rossini Opera Festival

Rossini: LE COMTE ORY

Nueva producción

Julie Fuchs, Maria Kataeva, Monica Bacelli, Juan Diego Flórez, Andrzej Filonczyk, Nahuel Di Pierro. Dirección musical: Diego Matheuz. Dirección de escena: Hugo De Ana. Vitrifrigo Arena, 9 de agosto de 2022.

Una gigantesca reproducción de una parte del tríptico El jardín de las delicias de Hieronymus Bosch expuesto en el Prado es la primera imagen que Hugo De Ana ofrece a los espectadores de este montaje de Le Comte Ory En el Rossini Opera Festival de Pésaro. Sigue el regista, escenógrafo y diseñador de vestuario argentino inspirándose en el Bosco y de hecho algunos de los seres monstruosos que pueblan sus cuadros son reproducidos tridimensionalmente y colocados en escena como enormes estatuas. ¿Por qué? La única respuesta que cabe concebir es que De Ana no vea en el arte del pintor flamenco sus significados alegóricos o sus íncubos inquietantes, sino solo la libertad fantástica, la ausencia de reglas y el rechazo de la lógica y del buen sentido común. Son cualidades que no faltan tampoco en la música de Rossini, pero en la que se manifiestan de modo harto distinto.

Prescindiendo de la escenografía lo cierto es que la dirección escénica de De Ana no tiene nada que ver con Bosch, afortunadamente, pero tampoco con Rossini, y esto ya sería más discutible en la falta de sentido de una acción que prescinde de cuanto indican texto y música. En el segundo acto, sin embargo, todo cambia, y lo que se ve en escena respeta al menos las líneas fundamentales del libreto. De vez en cuando De Ana consigue arrancar alguna carcajada al público, pero para hacerlo tiene que recurrir a detalles totalmente gratuitos como en el cuarteto de dinosaurios que aparece al final del primer acto o a gags anticuados y discutible que traicionan la ironía de Le Comte Ory, que no hay que olvidar que es una ópera francesa que carece de la comicidad desbordada de la ópera bufa italiana que halla sus raíces en la antigua y popular commedia dell’arte.

"Juan Diego Flórez, aunque es más conocido como intérprete insuperable de las óperas serias de Rossini, posee también una vis cómica irresistible"

La interpretación musical funcionó mejor, indudablemente. A decir verdad la dirección del venezolano Diego Matheuz tuvo vivacidad pero también pecó de superficial, cubriendo en ocasiones a los cantantes y sin poner en valor la brillante orquestación rossiniana. El muy aplaudido protagonista era Juan Diego Flórez, desde este año también director artístico del Festival. El tenor peruano está bordeando ya los 50 años de edad y su voz se ha vuelto menos brillante en el registro agudo, pero más mórbida y por tanto más adecuada al estilo francés de canto. Además, y aunque sea más conocido como intérprete insuperable de las óperas serias de Rossini, posee también una vis cómica irresistible, que sin embargo De Ana no aprovecha suficientemente en esta propuesta. La Condesa era Julie Fuchs, una soprano ligera francesa perfecta en las agilidades –quizá sí un poco metálicas–, aunque fue muy aplaudida ofreció cierta palidez como intérprete.

En el papel  en travesti de Isolier resultó una considerable sorpresa la actuación de la mezzosoprano rusa Maria Kataeva, muy joven y evidentemente ya preparada para roles de un compromiso mayor. El barítono polaco Andrzej Filonczyk (Raimbaud) es también joven pero no puede considerarse una sorpresa puesto que ya se ha hecho un nombre como cantante rossiniano. Bien asimismo el bajo argentino Nahuel Di Pierro (Gouverneur) y todo un lujo la participación de Monica Bacelli como Ragonde.  * Mauro MARIANI, crítico de ÓPERA ACTUAL