Javier Camarena se sumerge en la obra de Tosti

Barcelona

12 / 01 / 2024 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Javier Camarena Javier Camarena y Ángel Rodríguez © Palau de la Música / Toni BOFILL
Javier Camarena Javier Camarena en el Palau de la Música © Palau de la Música / Toni BOFILL
Javier Camarena Javier Camarena © Palau de la Música / Toni BOFILL

Palau de la Música Catalana

Recital de JAVIER CAMARENA

Palau Grandes Voces

Obras de Francesco Paolo Tosti. Javier Camarena, tenor. Ángel Rodríguez, piano. 10 de enero de 2024.

Tras su primer recital, en plena crisis pandémica en enero de 2021, Javier Camarena regresó tres años después al Palau de la Música. Fue el primer concierto de una gira española en la que el tenor mejicano, acompañado al piano por Ángel Rodríguez, presenta su última grabación titulada Sogno dedicada a la obra del compositor Francesco Paolo Tosti. Nacido en Ortona, en la costa adriática, en 1846, Tosti se formó en Nápoles para convertirse, posteriormente, en presencia habitual en la mayoría de las cortes europeas donde ejerció como profesor de música de reyes, zares, princesas y aristócratas en general. Su producción se centró en la canción de salón, género del que dejó un vasto catálogo con alrededor de quinientas composiciones.

Admirado por los grandes de su época, como Verdi o Puccini, la popularidad de su obra se debe a la devoción que insignes cantantes, desde Caruso hasta Carreras, mostraron por estas pequeñas y seductoras piezas. Así, las melodías de Tosti han constituido, desde su creación, parte importante de los recitales de la mayoría de tenores del repertorio italiano, generalmente combinadas o como preludio de arias o romanzas operísticas. Lo que es menos habitual es un programa dedicado íntegramente a su obra, tal y como plantearon en esta ocasión Camarena y Rodríguez.

"Magníficamente acompañado por un siempre expresivo Ángel Rodríguez, el ciclo 'Quattro canzoni d'Amaranta' constituyó uno de los mejores momentos de la velada"

Abrió el recital el ciclo Quattro canzoni d’Amaranta, basado en poemas de Gabriele d’Annunzio. Una bella composición no muy conocida excepto por la popular «L’alba separa dalla luce l’ombra», que Camarena interpretó con elegancia y sensibilidad. Magníficamente acompañado por un siempre expresivo Ángel Rodríguez, constituyó uno de los mejores momentos de la velada. A continuación, tenor y pianista desgranaron algunos de los títulos más habituales del autor como Malìa, Aprile, Sogno o L’ultima canzone. En alguna de estas, de tesitura muy central, pese a lo esculpido del fraseo se echó en falta cierta contundencia vocal en las franjas media y baja, zonas en las que el instrumento de Camarena pierde el brillo que exhibe en la aguda.

Como buen cosmopolita, Tosti escribió también canciones en francés y sobre todo en inglés, no en vano pasó buena parte de su vida residiendo en Londres. Precisamente con tres Mélodies y la canción Because empezó la segunda parte, un inicio menos lucido y convincente que el de la primera. Algunas flemas persistentes y una menor identificación idiomática restaron expresividad a estas piezas que sirvieron de preludio a la traca final. Vorrei morire mostró al Camarena más apasionado y sutil mientras que la interpretación de ‘A vuchella careció de cierta picardía. Luna d’estate y una espléndida versión de Chitarrata abruzzese, canción dedicada por el autor a Enrico Caruso, cerraron un programa que concluyó con dos propinas: First waltz y la napolitana Marechiare. *Antoni COLOMER, crítico de ÓPERA ACTUAL