Libros: German Ereña Mínguez: 'Isidoro Fagoaga. El tenor olvidado'

16 / 03 / 2019 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 minutos

Print Friendly, PDF & Email
© Diario de Navarra

Ereña Mínguez, German

ISIDORO FAGOAGA. EL TENOR OLVIDADO

Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra. Pamplona, 2019. ISBN: 8423534901. 571 páginas.

Más que olvidado como registra el título, el tenor Isidoro Fagoaga, nacido en Vera de Bidasoa en 1893, es para el aficionado de hoy poco más que un perfecto desconocido, y ello a pesar de haber sido en el apogeo de su carrera (1923-1937) un auténtico ídolo en los principales teatros de Italia. Sus escasas apariciones fuera de ese país y el hecho de interpretar las óperas de Wagner exclusivamente en italiano le impidieron acceder a un reconocimiento más universal y una posible actividad más prolongada quedó truncada por su irrevocable decisión de retirarse en plenitud de facultades por la desolación en que le sumió el bombardeo de Gernika, un factor al que pudieron unirse otros como la posición de Italia en el conflicto español y sus intermitentes problemas de salud.

Isidoro Fagoaga. El tenor olvidado / Gobierno de Navarra

Con la lectura de esta soberbia monografía, preparada por un wagneriano confeso como Germán Ereña, cualquier duda sobre la trascendencia de la trayectoria profesional del tener vasconavarro quedará definitivamente disipada, no solo gracias a la transcripción de críticas y comentarios elogiosos de la prensa de su tiempo sino del simple examen de lo que hizo, de donde lo hizo y de los compañeros con que compartió sus noches de gloria. Toda la segunda parte del libro, dedicada a su actividad como escritor y conferenciante, siempre en el marco de su irrenunciable vocación nacionalista, podrán interesar menos al lector operófilo, pero no por ello dejará de impresionar lo exhaustivo de la información aportada, enriquecida además por numerosas y pertinentes notas a pie de página.

Libro bien escrito, no se detectan en él errores dignos de mención, aunque sí cabe advertir que Pagliacci no lleva artículo y que hay alguna adscripción opinable de cuerdas a cantantes determinados. El hoher Bass de Wagner puede perfectamente equipararse a la actual y muy despachada descripción de bajo-barítono pero Nazzareno De Angelis no era tal sino un bajo como la copa de un pino. La iconografía, aunque muchas veces utilizando un formato muy reducido, es del máximo interés por su escasa difusión y directa relación con el artista. Se lee con gusto el prólogo de Manuel Cabrera y redondea todo una completísima cronología, la relación de los escritos del biografiado y la bibliografía a él referida en todo o en parte. Puede ser mucho pedir, pero un índice onomástico no hubiera estado de más.

Comprar: