Ollé enamora con una joya barroca

Berlín

09 / 11 / 2021 - Cocó RODEMANN - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Le retour d'Idoménée - operaactual-berlin 3 Una escena de la producción de Álex Ollé © Berlin Staatsoper / Simon GOSSELIN
Le retour d'Idoménée - operaactual-berlin 3 Hélène Carpentier (Électre) © Berlin Staatsoper / Simon GOSSELIN
Le retour d'Idoménée - operaactual-berlin 3 Tassis Christoyannis (Idoménée) © Berlin Staatsoper / Simon GOSSELIN

Staatsoper Unter den Linden

André Campra: IDOMÉNÉE

Barocktage

Tassis Christoyannis, Samuel Boden, Hélène Carpentier, Eva Zaïcik, Chiara Skerath. Dirección musical: Emmanuelle Haïm. Dirección de escena: Àlex Ollé (La Fura dels Baus). 5 de noviembre de 2021.

La Fura dels Baus se consolida en la escena operística de Berlín a través de Àlex Ollé, en cuyas manos puso la Staatsoper la producción inaugural del Festival Barroco que tradicionalmente se celebra los primeros días de otoño. Fue una decisión acertada. Para viajar al mundo lejano de dioses que sienten el amor, los celos y la venganza como humanos sin violentar en escena la elegancia del libreto no basta con llevar experiencia teatral en las alforjas. Ollé se sumergió esta ópera, con un final bien distinto al Idomeneo de Mozart, con la pasión del joven dramaturgo. Creó un universo imaginario sin comprometer la credibilidad de los personajes mitológicos, pero acercándolos al mundo real, pues los dioses de Ollé son solo proyecciones internas de personas traumatizadas.

Y dio oxígeno y fluidez a una tragedia con cinco actos y un prólogo encadenando cuadros con proyecciones en 3D a cuál más bello, aunque la intención de Ollé parece ser convertir la tragedia lírica en una pesadilla contemporánea inspirada en el surrealismo.

"La producción es un todo con momentos de gran impacto visual. Ollé y su equipo fueron ovacionados"

La producción, en la que no faltó un cuerpo de baile como es habitual en las óperas francesas, es un todo con momentos de gran impacto visual. Uno de ellos la oración de los sacerdotes en la recta final de la ópera, una escena conmovedora y, como parte de la producción, a media luz. La iluminación de Urs Schönebau, el diseño escénico de Alfons Flores realizado únicamente con paneles de vidrio, los vídeos de Emmanuel Carlier y el vestuario también de Flores fueron elementos esenciales en el éxito de la producción. Ollé y su equipo fueron ovacionados.

La música de esta obra es discreta y delicadamente tentadora. Fue todo un éxito en la corte del Rey Sol y lo habría sido en los siglos posteriores si el Idoménée de Campra y Antoine Danchet no hubiera caído en el olvido. Porque sus coros, los recitativos a veces extensos y muy diferenciados tienen un atractivo teatral muy especial. Con la cohesión labrada durante dos décadas entre orquesta y el coro de Le Concert D’Astrée como telón de fondo, los solistas contaron en las mejores condiciones. Entre ellos destacó el impresionante barítono griego Tassis Christoyanni, un cantante poderoso y cálido que ha encontrado el equilibrio interpretativo. Con Emmanuelle Haïm, pianista y directora de orquesta, se estrenó el pasado año en la Ópera de Lille esta coproducción, aunque en formato reducido por la pandemia. En la Staatsoper se completó el aforo.

Aportó también esa experiencia previa la mezzosoprano Eva Zaïcik (Venus) una cantante que llegó al repertorio lírico desde una banda de rock y muy involucrada en proyectos de música antigua. Encarna una diosa frívola, caprichosa y vengativa, con una presencia escénica imponente y una garganta notable. El rol de la princesa troyana Ilione fue interpretado por Chiara Skerath, una soprano emocionalmente conmovedora y antítesis de la Électre, encarnada por la jovencísima soprano Hélène Carpentier, pianista y flautista de formación. Su dinamismo musical e interpretativo es relevante. En el personaje de Idamente, el hijo del rey Indoménée, brilló Samuel Boden, un tenor alto, encantador, incluso tierno. En su conjunto, una producción redonda que confirma el saber hacer de Ollé y a la Fura dels Baus compañía de culto.  * Cocó RODEMANN, corresponsal en Berlín de ÓPERA ACTUAL