Händel sigue dando guerra en el Palau

Barcelona

08 / 02 / 2024 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
handel barcelona 'Rinaldo' de Händel en versión de concierto en el Palau de Barcelona © Palau de la Música Catalana / Antoni BOFILL
handel barcelona 'Rinaldo' de Händel en versión de concierto en el Palau de Barcelona © Palau de la Música Catalana / Antoni BOFILL
handel barcelona 'Rinaldo' de Händel en versión de concierto en el Palau de Barcelona © Palau de la Música Catalana / Antoni BOFILL

Palau de la Música Catalana

Händel: RINALDO

En versión de concierto

Carlo Vistoli, Chiara Skérath. Emöke Baráth, Victor Sicard, Lucile Richardot, Anthéa Pichanik. Les Accents. Concertino y director: Thibault Noally. 9 de febrero de 2024.

 

En el actual redescubrimiento de la ópera barroca, Händel sigue al pie del cañón. Y en este caso no solo por la battaglia y las marchas del último acto de este Rinaldo (ver previa en este enlace) sino por la presencia que está ofreciendo en este repertorio, especialmente en las adiciones en forma de concierto a cargo de formaciones especializadas. Siguiendo a su espectacular presentación en el Auditorio Nacional de Madrid dos días antes y como apertura del ciclo Palau Òpera barcelonés, aterrizaba en el hemiciclo barcelonés esta excelente ejecución en concierto de la primera ópera londinense de Händel, en la versión de la orquesta Les Accents conducida por el exuberante Thibault Noally. Nitidez en los acentos y una destacada participación de los instrumentos solistas —el clave de Mathieu Dupouy, el fulgor de la cuerda, las excepcionales intervenciones de las trompetas en el “Sibilar gli angui d’Alettode Argante— marcaron la pauta de una versión en más de un concepto excepcional.

"Carlo Vistoli de voz bien emitida y acunada con talento, aunque por las características del instrumento brilló menos en los pasajes tumultuosos"

Presidía el elenco vocal el protagonismo del contratenor Carlo Vistoli, voz bien emitida y acunada con talento, aunque por las características del instrumento brillara menos en los pasajes tumultuosos, aunque ello no le impidiera recoger una merecida ovación en “Venti, turbini”, con un “Cara sposa” en el segundo acto que pese a su excesiva confidencialidad llegó a emocionar al público. Se mostró Chiara Skérath agilísima en “Augelletti che cantate” y soberbia en “Lascia ch’io pianga” pese al tempo un tanto premioso dictado desde el podio, mientras el jugoso timbre de Emöke Baráth se imponía en sus intervenciones como Armida y Sirena. Óptima la colaboración de las voces graves de Lucile Richrdot, que se creció en el transcurso de la obra, y correcto el Argante de Victor Sicard, aunque para este rol funciona mejor una auténtica voz de bajo.  * Marcelo CERVELLÓ, crítico de ÓPERA ACTUAL