Grimaldi y Beczala encumbran una 'Tosca' de altura

Las Palmas de Gran Canaria

22 / 02 / 2024 - Agustín AROCHA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
tosca las palmas Erika Grimaldi (Floria Tosca) y Piotr Beczala (Cavaradossi) © ACO / Nacho GONZÁLEZ
Tosca las palmas George Gagnidze (Scarpia) y Erika Grimaldi (Floria Tosca) © ACO / Nacho GONZÁLEZ
tosca las palmas La producción de 'Tosca' de Daniele Piscopo © ACO / Nacho GONZÁLEZ

Amigos Canarios de la Ópera (ACO) - Temporada Alfredo Kraus

Puccini: TOSCA

Erika Grimaldi, Piotr Beczała, George Gagnidze, Max Hochmuth, Fernando Campero, David Barrera, Isaac Galán, Marina Díaz. Dirección musical: Ramón Tebar. Dirección de escena: Daniele Piscopo. Teatro Pérez Galdós, 20 de febrero de 2024.

Tosca fue el título elegido para la apertura de la 57ª edición de la temporada de Amigos Canarios de la Ópera (ACO), en esta ocasión con la clara intención de rememorar el centenario de la muerte de Puccini, al que también se le recordará con La Bohème, segunda propuesta de cartel en el presente curso. El hecho de que sea este un título muy representado —es la undécima vez que se ha disfrutado en este escenario— no lo hace menos atractivo, ya que se esperaba con interés la presencia del tenor Piotr Beczała como Cavaradossi, un papel que domina a la perfección.

La propuesta (ver previa en este enlace) estuvo muy bien armada desde todas las ópticas. La regia de Daniele Piscopo mantuvo la línea clásica de otras ocasiones; esta Producción de ACO, en colaboración con Opera Production CD, recrea de manera precisa los escenarios de la Roma que se apuntan en el libreto con un minucioso barroquismo en el altar de la renacentista Iglesia de Sant’ Andrea o en el Palacio Farnesio, para acabar rematando en las almenas del Castillo de Sant’ Angelo, con su amenazante San Miguel arcángel que empuña su espada mientras se vislumbra la tragedia. Un razonable vestuario, un buen uso de la luz y un movimiento escénico bien articulado –el Te Deum de final de primer acto quedó muy bien resuelto— hicieron el resto. En lo musical, Ramón Tebar hizo lucir a la Filarmónica de Gran Canaria en todas sus secciones y con la vehemencia que en algunos momentos exige el discurso de Puccini, logrando además generar todos esos efectos de exotismo y atmosfera modernistas que casi se pueden palpar.

"La Tosca de Erika Grimaldi estuvo cargada de drama, con una interpretación intensa a la que acompaña una voz armada, con buena proyección y sugerente timbre"

El dúo protagonista elevó el nivel y la intensidad de la velada. Erika Grimaldi debutaba en el papel y en la temporada; su Tosca estuvo cargada de dramaticidad, con una interpretación intensa a la que acompaña una voz bien armada, con buena proyección y sugerente timbre. Piotr Beczała impuso un Cavaradossi con todas las herramientas que se le atribuyen: una voz única, con brillo sobre todo en el registro agudo donde parece sentirse más cómodo, un timbre, un volumen y una sonoridad impactantes, todo ello reforzado con un legato y un control de fiato sobresalientes.  Fue tal la compenetración vocal y el nivel de ambos que un desajuste puntual en el «Vissi d’arte» y en «E lucevan le stelle» respectivamente, no minaron la cerradísima ovación de un público maduro y respetuoso en estas lides. George Gagnidze, por su parte, propuso un magnífico Scarpia, con toda la malignidad que de él se espera y que el barítono acentúa con los claroscuros de su rotunda sonoridad y el tono irónico de su fraseo. Bien desenvueltos Max Hochmuth, Fernando Campero y el resto de comprimarios, así como el provechoso Coro de ACO para cerrar una interesante inauguración de temporada.  * Agustín AROCHA, corresponsal en Las Palmas de Gran Canaria de ÓPERA ACTUAL