Giuseppe Verdi: RIGOLETTO (Dir.: Riccardo Frizza)

DVD

04 / 03 / 2022 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
rigoletto-operaactual-dynamic

VERDI, Giuseppe (1813 – 1901)

Rigoletto

Luca Salsi, Javier Camarena, Enkeleda Kamani, Caterina Piva, Roman Liulkin. Dirección musical: Riccardo Frizza. Dirección de escena: Davide Livermore. Dynamic 37921. 1 DVD. 2022.

El Maggio Musicale Fiorentino aspira legítimamente a renovar antiguos esplendores pero no es fácil que lo haga con producciones como esta. Orquesta y coros mantienen un nivel digno de elogio, pero aquí la dirección de Riccardo Frizza, aunque cuidadosa en los matices, resulta excesivamente precipitada y de ello se resiente la progresión dramática. Domina el reparto el Duque de Mantua de Javier Camarena. A los pocos años de su presencia en el Liceu en este rol ha mejorado su emisión en el centro, mientras la eliminación de las puntature fortalece la vibración de su registro agudo y el fraseo se ha hecho más incisivo. Luca Salsi, ya definitivamente asentado en el repertorio verdiano, es un Rigoletto sólido en el que solo una mejor gradación de las dinámicas y una mayor variedad en el fraseo darán el perfil exacto del personaje. Enkeleda Kamani es una Gilda especialmente trágica, pero el grano de la voz la reconduce a la línea verdiana original. El resto del reparto no descubre fulgores, pero no desentona.

"Enkeleda Kamani es una Gilda especialmente trágica, pero el grano de la voz la reconduce a la línea verdiana original"

Queda la dirección escénica de David Livermore. Tiniebla generalizada, presencia excesiva de alusiones sexuales y descolocación de espacios escénicos –la casa de Rigoletto es una lavandería y el tugurio de Sparafucile un casino– forman una ambientación en que abundan las situaciones absurdas como la del Duque entrando en busca de Gilda pistola en mano o innecesarias como la de mostrar la desfloración de la joven con las manchas en su vestido. Para terminar su trágico periplo, la ex-doncella se desentiende del saco en la escena final y canta sus últimas frases de pie antes de irse sosegadamente por el foro. Inútil es decir que las habituales contradicciones entre lo que dice el texto y lo que se ve, están todas ahí. La ya por lo visto obligatoria necesidad de transportar las óperas a la época actual podrá hacer la felicidad de los registas, pero ya empieza a oler a rancio.  * Marcelo CERVELLÓ

Comprar: