Ginebra: Poética visual para Einstein

25 / 09 / 2019 - Albert GARRIGA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Un momento del espectacular montaje de Daniele Finzi Pasca de 'Einstein on the Beach' © Grand Théâtre de Genève / Carole PARODI
Un momento del espectacular montaje de Daniele Finzi Pasca de 'Einstein on the Beach' © Grand Théâtre de Genève / Carole PARODI
Un momento del espectacular montaje de Daniele Finzi Pasca de 'Einstein on the Beach' © Grand Théâtre de Genève / Carole PARODI
Un momento del espectacular montaje de Daniele Finzi Pasca de 'Einstein on the Beach' © Grand Théâtre de Genève / Carole PARODI

Grand Théâtre de Genève

Glass: EINSTEIN ON THE BEACH

Nueva producción

Einstein-Ensemble, Compagnia Finzi Pasca. Dirección: Titus Engel. Dirección de escena: Daniele Finzi Pasca. 18 de septiembre de 2019.

El nuevo director del Grand Théâtre de Genève, Aviel Cahn, ha querido empezar su andadura frente al máximo coliseo de la Suisse Romande con toda una declaración de intenciones, poniendo en escena una nueva producción de la compleja ópera del tándem Philip Glass-Robert Wilson, Einstein on the Beach. Si ya el hecho de que este primer título sea una de las obras más complejas de los últimos años -un estreno en el país helvético- ha despertado el interés de público y crítica, ponerla en escena con una nueva producción, firmada por Daniele Finzi Pasca, le ha conferido carácter de excepcionalidad. No en vano Einstein on the Beach se ha escenificado mayormente con la célebre producción original de Wilson y solo en un par de ocasiones se ha hecho con nuevos conceptos escénicos.

"En su propuesta, Daniele Finzi Pasca exhibió barroquismo visual con multiplicidad de estilos y juegos de luces, cámaras, espectáculo circense e historias paralelas, todo en una dinámica teatral de genialidad dramática"

Esta excepcionalidad sobre papel se cumplió sobre el escenario. El regista de Lugano junto a su compañía configuró un espacio de una poética visual estremecedora. Si Robert Wilson jugaba con su minimalismo visual (y textual) para hacer con la reiteración sonora de la partitura de Glass un espectáculo no exento a sobriedad, con sus habituales tonalidades frías, con Finzi Pasca sucede más bien lo contrario. En su propuesta exhibió barroquismo visual con multiplicidad de estilos y juegos de luces, cámaras, espectáculo circense e historias paralelas, todo en una dinámica teatral de genialidad dramática. A pesar de la larga duración de la ópera (más de cuatro horas, sin pausa), donde más de la mitad del público desertó, el espectáculo visual resultó estremecedor gracias a una perfecta conjunción del storytelling reideado por Finzi Pasca, con dinámicos cambios de escenarios de Hugo Gargiulo y la brillante iluminación del propio regista. Un gran éxito escénico que tuvo su réplica también en el foso, capitaneado por Titus Engel.

Para la ocasión el maestro suizo creó el Einstein-Ensemble con estudiantes de la Haute École de Musique de Genève entregados vocal e instrumentalmente y que mostraron un altísimo nivel . Engel marcó los obstinados tempi sin caer en la monotonía y jugando con los Knee Plays de la obra inspirada y grácilmente. El increíble violín solista de la japonesa Madoka Sakitsu despertó el entusiasmo del público. El conjunto vocal estuvo también a un nivel superlativo sosteniendo sin fisuras el pulso de la difícil ópera.

Un primer éxito de Cahn, de quien se esperan nuevas y refrescantes propuestas.