Finley y Drake, exquisita elegancia

Valencia

05 / 12 / 2023 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
les arts finley Gerald Finley y Julius Drake en Valencia © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO

Palau de Les Arts

Recital de GERALD FINLEY

Les Arts és 'Lied'

Obras de Schumann, Schubert, Duparc, Britten, Vaughna-Williams, Peel, Liszt, Ives y Porter. Julius Drake, piano. 3 de diciembre de 2023.

Dos artistas extraordinarios de exquisita sensibilidad y elegancia protagonizaron uno de los mejores recitales que se han podido disfrutar en el Palau de Les Arts. Compañeros de generación, Gerald Finley es uno de los barítonos de carrera más sólida de las últimas décadas, mientras que Julius Drake es un pianista que ha logrado la celebridad siguiendo la estela de Moore o Parsons.

El recital comenzó con repertorio romántico alemán (Schumann y Schubert), mientras que en la segunda parte el siempre exquisito Duparc arrancaba para luego ofrecer una selección de canciones británicas y estadounidenses que culminó con Night and Day de Cole Porter. Todo el programa estaba impregnado de melancolía, con imágenes sombrías de ausencia, donde el paso del tiempo a menudo se hacía presente imbricado con las referencias a las luces de la naturaleza. Eso se hizo especialmente evidente en la parte final del programa con piezas dedicadas precisamente a las horas del día. Finley se encuentra en una espléndida madurez: domina a la perfección todos los estilos e hizo gala de una impecable dicción tanto del alemán, como del francés y el inglés. Utilizó todos los registros necesarios, recurriendo a todo tipo de delicadezas interpretativas para expresar cada uno de los poemas que inspira cada canción. Se agradece, en ese sentido, que prescindiese del atril, algo cada vez menos común y que muestra hasta qué punto ha interiorizado estas obras.

"Gerald Finley se encuentra en una espléndida madurez. Domina a la perfección todos los estilos e hizo gala de una impecable dicción tanto del alemán, como del francés y el inglés"

Cabe destacar algunos números, como “Belsatzar” de Schumann, “Die Stadt” de Schubert o “Phidyle” de Duparc, cuyas interpretaciones pueden considerarse de referencia. Pero también la canción de Porter con la que cerró el programa dignificada al más alto nivel de la canción culta gracias a su talento interpretativo. Por su parte, Drake no se limitó a acompañar, sino a crear con el cantante momentos mágicos. En un mundo en el que tantos acompañantes hacen excelentes trabajos técnicos, es un placer escuchar a un pianista capaz de decir tanto desde el teclado, encontrando la dinámica precisa y el color idóneo, no solo para hacer honor al texto y a la música, sino también a la interpretación del cantante. Como bises ofrecieron “My heart’s in the Highlands” de Respighi y la “Chanson à boire” de Ravel.

Una pena que la sala principal del Palau de les Arts luciese medio vacía. Al parecer la venta fue buena, pero mucha gente parece ser que decidió no acudir finalmente al concierto. Mucho pudo haber influido la celebración del Maratón en Valencia con los consiguientes cortes de calles, aunque a esa hora la ciudad ya lucía normal. * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL