Fígaro casado en el Capitole

Toulouse

26 / 01 / 2023 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
lenozzedifigaro-operaactual-tolouse (3) Una escena de 'Le nozze di Figaro' en Toulouse © Opéra national Capitole Tolouse / Mirco MAGLIOCCA
lenozzedifigaro-operaactual-tolouse (3) Una escena de 'Le nozze di Figaro' en Toulouse © Opéra national Capitole Tolouse / Mirco MAGLIOCCA
lenozzedifigaro-operaactual-tolouse (3) Una escena de 'Le nozze di Figaro' en Toulouse © Opéra national Capitole Tolouse / Mirco MAGLIOCCA

Opéra National Capitole Toulouse

Mozart: LE NOZZE DI FIGARO

Michael Nagy, Karine Deshayes, Anaïs Constans, Julien Véronèse, Eléonore Pancrazi, Ingrid Perruche, Frédéric Caton, Emiliano González Toro, Caroline Jestaedt, Matteo Pirone, Pierre-Emmanuel Roubet y otros. Orchestre national du Capitole. Dirección musical: Hervé Niquet. Dirección de escena: Marco Arturo Marelli. Théâtre du Capitole, 24 de enero de 2023.

Artífice de la velada triunfal, Hervé Niquet, aun no siendo especialista del compositor, aseguró desde el podio los ritmos y los colores orquestales de una partitura que interpretaba por primera vez, sin reposo ni descanso para con la Orquesta del Capitole, que no había dirigido nunca antes. Más importante y mucho más difícil, tampoco cedió ante los cantantes. Cierto es que les dejó alguna libertad de acción durante las intervenciones en solitario; Cherubino, Almaviva y los demás personajes pudieron entonces poner de relieve su visión del personaje. Pero en las secuencias colectivas tuvieron que doblegarse a la voluntad del maestro, que no les dio respiro. La parte negativa de tal actitud fue el cansancio que no pudieron ocultar algunos intérpretes al final del cuarto acto.

El Capitole de Toulouse repuso con gran acierto la puesta en escena de Marco Arturo Marelli estrenada en 2008, con un espacio, elegante y discreto, bien adaptado para el desarrollo de la acción, refiriéndose al siglo de las luces con un mínimo de objetos alusivos. Con el correr de la historia, su escenografía se hace más etérea hasta desaparecer casi por completo en el acto del jardín, dando así razón de la confusión mental que domina a los personajes (y a gran parte de los espectadores). Para endulzar la dureza de las situaciones dramáticas —de las que hoy se ha perdido prácticamente el sentido— el regista recurrió al uso de la pantomima. Sus comediantes la utilizaron con sutileza, sin exageraciones y de manera eficaz.

"Figaro —Julien Véronèse— y de Almaviva —Michael Nagy— mostraron una potencia vocal más que suficiente y un buen conocimiento de sus personajes"

Mucho se esperaba de la interpretación de Karine Deshayes, que debutaba la Condesa; la mezzo francesa no decepcionó, pero tampoco, esta noche, llegó a convencer, porque dudó en su entrada y aunque se sobrepuso y consiguió un verdadero triunfo en el “Dove sono”, tuvo altos y bajos durante el resto de la representación. Anaïs Constans inició el devorador papel de Susanna con una emisión poco afirmada, pero fue progresando hasta obtener, ya a partir del tercer acto, fuerza, expresión y matices con que caracterizar a la simpática criada. Eléonore Pancrazi fue un Cherubino —en la versión de 2008 lo fue Deshayes— simpático y vivaz que acompañó con gestos excesivos, una buena vocalización y una fonética inteligible. Caroline Jestaedt aportó al final dinamismo y frescura. Ingrid Perruche fue una Marcellina convincente en las dos caras de su papel. El Figaro de Julien Véronèse y de Almaviva de Michael Nagy mostraron una potencia vocal más que suficiente y un buen conocimiento de sus personajes, y si bien la rusticidad del barbero contrastó con la sofisticada elegancia del conde, ambos dieron vocalmente razón de sus cometidos con ciencia y arte.

Cítense también las eficaces intervenciones de Matteo Peirone, un graciosísimo Antonio, la de Frédéric Caton —Bartolo bien conocido en Sevilla entera—, Emiliano Gonzalez Toro —potente Don Basilio—, Pierre-Emmanuel Roubet —convincente Don Curzio—. Ellos contribuyeron en los episodios plurales, añadiendo a su buen canto una dosis nada despreciable de suficiente dramatismo, con frecuente recurso a la citada pantomima que el público aplaudió con ganas.  * Jaume ESTAPÀ, corresponsal en Francia de ÓPERA ACRTUAL