Éxito español en la segunda 'Mamma' del Real

Madrid

10 / 06 / 2021 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
viva la mamma segundo reparto / operaactual.com En el centro, Sabina Puértolas, espléndida como Daria © Teatro Real / Javier DEL REAL
viva la mamma segundo reparto / operaactual.com Luis Cansino y Sabina Puértolas, protagonistas de la ópera © Teatro Real / Javier DEL REAL
viva la mamma segundo reparto / operaactual.com Una escena de la producción de Laurent Pelly © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro Real

Donizetti: VIVA LA MAMMA!

Reparto alternativo

Sabina Puértolas, Luis Cansino, Gabriel Bermúdez, Francesca Sassu, Alejandro del Cerro, Pietro di Bianco, Carol García, Enric Martínez-Castignani, Piotr Micinski y Luis López Navarro. Orquesta y Coro Titulares del Teatro Real. Dirección musical: José Miguel Pérez-Sierra. Dirección de escena: Laurent Pelly. 8 de junio de 2021.

En el segundo reparto de la ópera de Donizetti Viva la Mamma! (crítica del primer cast en este enlace), casi íntegramente formado por cantantes españoles, Sabina Puértolas fue quien destacó por encima del resto: desenfadada en sus modos, con extrema facilidad para la coloratura y los agudos extremos, construyó una Daria perfecta con buen equilibrio en los números de conjunto y agilidad, colocación y proyección en su aria a solo. Luis Cansino, como la Mamma, tuvo por su parte una actuación sobresaliente en lo actoral y notable en lo canoro, para lo primero supo aceptar su papel dinamizador en el escenario: todo lo interesante en la obra ocurre con él/ella en el escenario. El lenguaje corporal encajó con su caracterización y capacidad cómica. Vocalmente cumplió con algún apuro, más allá de alguna dificultad de volumen en los tutti y de velocidad en «Che vedrò… che penserò», entre tanto zicchete, piripi, frunchete y tututu. Su dúo con Guglielmo representó el momento más puramente cómico de la obra sin necesidad de histrionismos.

"Desenfadada en sus modos, con extrema facilidad para la coloratura y los agudos extremos, Sabina Puértolas construyó una Daria perfecta con buena equilibrio en los números de conjunto y agilidad"

La seconda donna, Luigia, fue defendida por Francesca Sassu, que sacó a pasear sus recursos de lírico ligera y pudo transformarse de niña chillona a cantante en apenas tres compases, al estilo del «Voi che sapete» de Cherubino. Alejandro del Cerro destacó principalmente en sus números de conjunto, algo que no es sencillo en esta ópera. Cuando le tocó su turno de defender bel canto, lo hizo sin apuros, aunque algo falto de emoción. También notable el Procolo de Gabriel Bermúdez, con mucho oficio vocal y solidez en cualquier parte de su registro. La dirección musical de José Miguel Pérez-Sierra fue sabia en su manera de suavizar las esquinas y pespuntes de una partitura que aún no tiene la genialidad constructiva de las obras de una década más tarde. Centró sus esfuerzos en subrayar los aspectos melódicos antes que los rítmicos, y propuso un Donizetti lírico dentro de su comicidad, con amplios espacios para articular los arcos melódicos. Experto en el estilo, no abusó nunca de volumen ni le tembló el pulso a la hora de bajar las revoluciones a la orquesta si algún cantante lo necesitaba. La Sinfónica de Madrid ya había limado algunas de las asperezas del estreno, así que la obra sonó, en su conjunto, mejor organizada en sus tensiones y bien resuelta en los desafíos tímbricos.  * Mario MUÑOZ, corresponsal en Madrid de ÓPERA ACTUAL