Exhibición de contratenores para Julio César

Roma

18 / 10 / 2023 - Mauro MARIANI - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
roma cesare Una escena de 'Giulio Cesare in Egitto' en Roma © Opera di Roma / Vincent PONTET
roma cesare Una escena de 'Giulio Cesare in Egitto' en Roma © Opera di Roma / Vincent PONTET
roma cesare Una escena de 'Giulio Cesare in Egitto' en Roma © Opera di Roma / Vincent PONTET

Teatro dell'Opera di Roma

Händel: GIULIO CESARE IN EGITTO

Mary Bevan, Sara Mingardo, Raffaele Pe, Carlo Vistoli, Aryeh Nussbaum Cohen, Rocco Cavalluzzi. Dirección musical: Rinaldo Alessandrini. Dirección de escena: Damiano Michieletto. 13 de octubre de 2023.

El estreno de esta producción del Giulio Cesare in Egitto tuvo lugar en París en 2022, y en su reposición en Roma los intérpretes fueron casi todos distintos con la excepción de Carlo Vistoli, que con su perfección técnica y su elegancia estilística hizo que pareciera natural la voz artificiosa del contratenor, sin los sonidos estridentes o desagradables que durante una época parecieron inevitables. Raffaele Pe es otro intérprete impecable de esa cuerda, salvo —si se quiere extremar el juicio— por algún agudo un tanto forzado al principio, probablemente por el efecto de una voz aún no caldeada o por el comprensible nerviosismo del debut; su registro agudo, no obstante, no tardó en manifestarse con gran facilidad y morbidezza. Nunca utilizó su magnífica técnica para perderse en exhibicionismos virtuosísticos y pudo brindar una interpretación rica en matices del personaje de Julio César, en una edición que será recordada como la de los contratenores, pues también Sesto, un papel originariamente escrito para soprano, fue adjudicado al joven y más que prometedor Aryeh Nussbaum Cohen. Muy bien también el bajo Rocco Cavalluzzi en el papel de Achilla, siendo Angelo Giorano en el pequeño cometido de Nireno el quinto contratenor.

"Raffaele Pe nunca utilizó su magnífica técnica para perderse en exhibicionismos virtuosísticos y pudo brindar una interpretación rica en matices del personaje de Julio César"

Solo hubo dos voces femeninas, comenzando por Mary Bevan que encarnó con luminoso y puro timbre a una Cleopatra elegante y llena de fascinación y no a una seductora de baja estofa, sino a una mujer con un perfil calculador y astuto que acaba enamorándose sinceramente de César, dando a Händel la posibilidad de encomendarle dos arias expresivas y patéticas, “Se pietà di me non senti” y “Piangerò la sorte mia”. Cornelia tiene también a su cargo una serie de arias maravillosas enraizadas en el dolor y el luto por la muerte del esposo que le dieron la oportunidad a la contralto Sara Mingardo para brindar una sublime interpretación con un control absoluto de las inflexiones vocales y de la intensidad expresiva.

La presencia de Rinaldo Alessandrini en el podio fue fundamental para hacer aflorar toda la belleza de esta ópera; ya desde la introducción orquestal supo resaltar el dramatismo y la belleza de esta música, acompañando a las voces amorosamente y dándoles el necesario protagonismo, sin por ello perder detalle de la rica orquestación de la época.

Damiano Michieletto brindó a cada personaje la credibilidad necesaria pese a unas complicaciones argumentales difíciles de seguir, invitando a otros participantes ausentes en el libreto, y obviamente mudos, a guisa de Parcas que actúan como una especie de motivo conductor que daba unidad a la fragmentada trama representando el destino de Pompeyo y a su muerte decretada por Tolomeo, origen de todo lo que ocurre en la ópera. Un gran éxito para todos los artífices de un espectáculo que rozó la perfección.  * Mauro MARIANI, corresponsal en Roma de ÓPERA ACTUAL