Entre el salón y la playa

Valencia

15 / 02 / 2021 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Isola Jorge Franco junto a Larisa Stefan © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO y Mikel PONCE
Isola Larisa Stefan y Evgeniya Khomunova © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO y Mikel PONCE
isola Una escena de la producción de Emilio Sagi © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO y Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Manuel García: L'ISOLA DISABITATA

Centre de Perfeccionament

Larisa Stefan, Evgeniya Khomunova, Jorge Franco, Oleh Lebedyev. Carlos Sanchis, pianoDirección de escena: Emilio Sagi. 13 de febrero de 2021.

El Centre de Perfeccionament tiene una función fundamentalmente educativa, pero también supone la oportunidad de programar un repertorio alternativo y complementario a la programación de Les Arts. En esta ocasión, por ejemplo, ha servido para que la música de Manuel García llegue a Valencia. Como es bien sabido, García fue un importantísimo músico que, sin duda, cambió la historia del canto, además de haber sido un excelente compositor. Sus óperas de salón han sido descubiertas en los últimos años y, en gran medida, fue L’isola disabitata recuperada por Rubén Fernández Aguirre y Emilio Sagi en 2010 en Bilbao el punto de partida de la recuperación de este repertorio. Esa misma producción bilbaína es la que ha recalado en esta ocasión en Valencia. Sagi presenta una propuesta en su más puro estilo, con un decorado lleno de sillas que crean una especie de bosque o selva que parece remitir al contexto burgués y doméstico en el que nació esta ópera. Asimismo, un suelo de arena azul sirve de nexo con el espacio pensado por Metastasio.

Musicalmente, la obra fue concebida como un ejercicio para los alumnos de canto del compositor. Pero, como tantos otros grandes músicos, utiliza ese ejercicio también para crear música bella e inspirada. En esta ópera destaca especialmente el dúo de las voces masculinas, así como el trío y cuarteto que componen la escena final.

"Jorge Franco como Gernando destacó especialmente por la buena colocación de la voz, pudiendo afrontar las páginas más complicadas con holgada solvencia técnica y dominio del estilo"

Desde el punto de vista pedagógico, se desprende de la escritura vocal de García un especial interés en que los alumnos resuelvan la zona de paso cubriendo adecuadamente la voz para mantener una línea de canto unitaria. En ese cometido, sin duda triunfó más el dúo masculino que el femenino. El tenor Jorge Franco como Gernando destacó especialmente por la buena colocación de la voz pudiendo afrontar las páginas más complicadas de la obra con holgada solvencia técnica y dominio del estilo belcantista. Oleh Lebedyev como Enrico convenció por su voz cálida y aterciopelada además de una notable técnica y sentido escénico e interpretativo. Larisa Stefan como Costanza comenzó con la voz algo dura y se notaron roces y alguna estridencia; salvó la parte e incluso tuvo momentos brillantes, pero los problemas técnicos dificultaron que desplegase una línea belcantista impecable. Algo similar ocurrió con Evgeniya Khomutova como Silvia, quien, eso sí, se mostró algo más cómoda en la coloratura.

Extraordinario el desempeño de Carlos Sanchis al piano, quien ejerció cuando fue necesario, también de director. Así, por ejemplo, en el concertante final marcó a los cantantes con una diligente y firme mano derecha. En cuanto a su interpretación al piano fue brillante, precisa y expresiva, siempre en perfecta comunión con las voces.