Emoción palpable en el ‘Quichotte’ de Massenet

Marsella

21 / 03 / 2024 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
quijote opera 'Don Quichotte' de Massenet en Marsella © Opéra de Marseille / Christian DRESSE
quijote opera 'Don Quichotte' de Massenet en Marsella © Opéra de Marseille / Christian DRESSE
quijote opera 'Don Quichotte' de Massenet en Marsella © Opéra de Marseille / Christian DRESSE

Opéra Municipal de Marseille

Massenet: DON QUICHOTTE

Nicolas Courjal, Marc Barrand, Héloïse Mas, Laurence Janot, Marie Kalinine, Camille Tresmontant, Frédéric Cornille, Gabriel Rixte, Norbert Dol, Jean-Michel Muscat, Cédric Brignone. Dirección musical: Gaspard Brécourt. Dirección de escena: Louis Désiré. 19 de marzo 2024.

Tras dos decenios de ausencia volvió el Hidalgo de la Mancha a la Opéra de Marseille, el primer escenario en Francia que lo había albergado en 1910, el mismo año de su estreno absoluto en el cercano Principado de Mónaco. Desde el podio, Gaspard Brécourt propuso una versión plana y cabal de la nada fácil obra de Massenet, de contenido musical tenue y sutil por momentos, portador también de furia española, contrastes que demandaron mayor y mejor entente entre el foso y los cantantes. El maestro escrutó los menores recovecos de la rica partitura durante los pasajes sinfónicos y en los momentos más líricos, hasta en aquellos de charanga y pandereta que también los hubo. Lo mismo se dirá del coro, sabiamente preparado por Florent Mayet, cuyos miembros siguieron con atención las indicaciones del director, cantaron y actuaron como elementos de un solo cuerpo y obtuvieron un merecido triunfo.

Por toda escenografía Diego Méndez Casariego dispuso unas sillas y una lujosa cama, lecho mortuorio del caballero andante, dando por entendido que los delirios del moribundo —tema central de la producción— nada tenían que ver con la serenidad de la muerte del Caballero en la versión de Miguel de Cervantes, y eran tan solo producto del libreto de Henri Cain, inspirado a su vez por la obra de teatro, Le chevalier de la longue figure (El caballero de la cara larga) de Jacques Le Lorrain. Fue a través del vestuario, también firmado por él, que dio mayor razón de quién era quién. En estas condiciones, Louis Désiré buscó y encontró un necesario equilibrio visual de masas y colores donde situar a sus personajes en el amplio espacio escénico.

"Nicolas Courjal (Don Quichotte), doliente y temeroso actuó con firmeza y cantó con derroche de medios vocales, dando del complejo personaje una versión justa y comprensible"

Los solistas respetaron con fortuna y arte el estilo hablado-cantado (similar al Sprechgesang alemán) impuesto por Massenet a lo largo de la obra. La sucesión de recitativos y de pasajes líricos realzó la importancia de estos, menos numerosos, en los que los cantantes mostraron mayormente sus talentos. Nicolas Courjal (Don Quichotte), doliente y temeroso, actuó con firmeza y cantó con derroche de medios vocales; sólido y sutil, brindó del complejo personaje una versión justa y comprensible. Fue Marc Barrand (Sancho) sin embargo, quien, en una intervención al servicio de su desvencijado amo, creó y transmitió en la sala un ambiente de sosiego, suavidad, amor paterno… En una palabra, el artista llenó el espacio de profunda y palpable emoción. El hecho, por ser poco frecuente, merece ser subrayado.

Héloïse Mas, fue una Dulcinée alegre y descocada, vocalmente conforme, que colmó los delirios del aventurero y desencadenó también su desesperación final. Sus cuatro pretendientes, Laurence Janot (Pedro), Marie Kalinine (Garcias), Camille Tresmontant (Rodriguez) y Frédéric Cornille (Juan) combinaron los colores de sus voces y brillaron en todas sus intervenciones a modo de cuarteto vocal. Completaron el reparto con una buena presencia escénica, Gabriel Rixte (Premier serviteur), Norbert Dol (Second serviteur) , Jean-Michel Muscat (Premier brigand) y Cédric Brignone (Second brigand).  * Jaume ESTAPÀ, corresponsal en Francia de ÓPERA ACTUAL