El triple Wagner prohibido que anticipa la cumbre

Leipzig

01 / 07 / 2022 - Eduardo J. BENARROCH - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
diefeen-festivalwagner-lepzig-operaactual (3) Una escena de 'Die Feen' en el Festival Wagner © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF
diefeen-festivalwagner-lepzig-operaactual (3) Una escena de 'Die Feen' en el Festival Wagner © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF
diefeen-festivalwagner-lepzig-operaactual (3) Una escena de 'Die Feen' en el Festival Wagner © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF

Oper Leipzig

Wagner: DIE FEEN

Festival Wagner 22

Kirstin Sharpin, Athanasia Zöhrer, Marc Horus, Viktoria Kaminskaite, Nikolay Borchev, Olga Jelínkova, Randall Jakobsh. Dirección musical: Matthias Foremny. Dirección de escena: Barbe&Doucet. 20 de junio de 2022.

Oper Leipzig

Wagner: DAS LIEBESVERBOT

Stefan Sevenich, Martin Petzold, Dan Karlström, Mirko Roschkowski, Herfinnur Árnafjall, Manuela Uhl, Nina-Maria Fischer, Magdalena Hinterdobler. Dirección musical: Matthias Foremny. Dirección de escena: Aron Stiehl. 21 de junio de 2022.

Oper Leipzig

Wagner: RIENZE

Stefan Vinke, Miriam Clark, Sebastiam Pilgim, Kathrin Göring, Franz Xaver Schlecht, Sejong Chang, Matthias Stier, Randall Jakobsch, Anna Alàs i Jové. Dirección musical: Matthias Foremny. Dirección de escena: Nicolas Joel. 23 de junio de 2022.

Si no se supiera que Richard Wagner es el compositor de la trilogía formada por Die Feen, Das Liebesverbot y Rienzi muy pocos se darían cuenta que en estas obras ya se encuentran muchos de los ingredientes que formarían parte de la obra aprobada y que se presenta en Bayreuth año tras año. En días consecutivos, en el nuevo Festival Wagner 22 de Leipzig se ha podido ver, por ejemplo, cómo en Die Feen se escuchan atisbos de Lohengrin, Tannhäuser y El Holandés errante. Das Liebesverbot presenta a un Wagner psicológicamente recargado, el todo o nada de sus obras jóvenes esta siempre presente. Que la obra sea cómica y tenga un final feliz habría avergonzado al Wagner de Tristan e Isolda, pero para llegar a esta última el compositor comenzó allí.

De las tres obras tempranas, Rienzi es la más programada y en la cual el lenguaje musical cuaja más, aun siendo exagerado y bombástico. El tratamiento del coro como protagonista anticipa a Lohengrin, especialmente en el cambio brusco de opinión. Este pecado de juventud está al borde de lo aceptable, pero aun así no existe posibilidad de que sea vista en La Colina Verde.

dasliebesverbot-festivalwagner-leipzig-operaactual (1) Una escena de 'Das Liebesverbot' en Leipzig © Oper Leipzig / Tom SCHULTZE
dasliebesverbot-festivalwagner-leipzig-operaactual (1) Una escena de 'Das Liebesverbot' en Leipzig © Oper Leipzig / Tom SCHULTZE
dasliebesverbot-festivalwagner-leipzig-operaactual (1) Una escena de 'Das Liebesverbot' en Leipzig © Oper Leipzig / Tom SCHULTZE

La producción de los canadienses Barbe & Doucet de Die Feen propuso una escena familiar donde la esposa se va al gimnasio y el esposo se queda solo escuchando una función de Las Hadas por radio. De allí en adelante las cosas se complican al aparecer las Hadas y el hombre asume la identidad de Rey Arindal, del cual se enamora Ada que desea ser mortal y quien prohíbe a Arindal que le pregunte quién es; algo que se verá también en Lohengrin. La obra concluye en forma feliz con la pareja unida en el seno de las hadas, pero Ada deseaba ser mortal y Arindal cesa de serlo para rescatar a Ada que había sido convertida en piedra. En cierta forma Wagner logra crear un final muy infeliz con ninguno de los dos protagonistas cumpliendo sus deseos.

rienzi-operaactual-festivalwagner-leipzig (2) Una escena de 'Rienzi' en Leipzig © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF
rienzi-operaactual-festivalwagner-leipzig (2) Una escena de 'Rienzi' en Leipzig © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF
rienzi-operaactual-festivalwagner-leipzig (2) Una escena de 'Rienzi' en Leipzig © Oper Leipzig / Kirsten NIHOF

En Das Liebesverbot un carácter hipócrita, Friedrich, es desenmascarado (al igual que Beckmesser) y la obra también tiene un final feliz con todas las parejas reunidas, pero la ópera no transciende de una mediocridad dramática con música ruidosa. La producción de Aron Stiehl la presentó textualmente en forma atractiva y la acción fluyó bien, aunque quedó la duda de qué era lo que Wagner trató de decir. En Rienzi por primera vez la acción se concentra en un personaje, algo que Wagner repetiría obra tras obra. Rienzi se obsesiona por fomentar la libertad y la preponderancia de Roma a costa de alienar a los nobles ,a quienes somete. Pero esta obsesión lo convierte en un Freiheitknecht, o sea, un esclavo de la libertad, y así lo describe Adriano. Es un rol trágico y odioso, aunque parezca simpático, ya que Rienzi termina siendo una figura ciega a la realidad y muere sin haberse dado cuenta de sus errores. Una excelente producción de Nicolas Joel dejó el escenario mayormente vacío con maquetas esparcidas indicando lugares específicos en Roma.

"Manuela Uhl dominó la escena en 'Das Liebesverbot' con su alerta Isabella cantada con mucho volumen y Nina-Maria Fischer demostró poseer una voz redonda como Mariana"

De los cantantes destacó Stefan Vinke como un Rienzi de voz robusta y tan inflexible como él; Kathrin Göring fue un Adriano valiente y expresivo y Miriam Clark triunfó en el difícil e ingrato rol de Irene. Merece más de un párrafo la joven catalana Anna Alàs Jové, quien proveyó su Mensajero de la Paz de un canto medido, bello y de buena escuela durante toda la velada. Manuela Uhl dominó la escena en Das Liebesverbot con una Isabella alerta cantada con mucho volumen y Nina-Maria Fischer demostró poseer una voz redonda como Mariana. La función de Die Feen fue salvada gracias a Marc Horus, quien llegó sobre la hora para cantar el difícil rol protagonista de Arindal. Kirstin Sharpin asumió el papel de Ada, que requiere una lírico-spinto. Excelente el coro en todas las obras y la Gewandhaus Orchester brilló con su excelente y específico sonido siendo dirigida en las tres obras por el atento Matthias Foremny.  * Eduardo BENARROCH, crítico de ÓPERA ACTUAL