El sueño nipón de Mélisande

Tokio

07 / 07 / 2022 - Mika INOUCHI - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
pelleasetmelisande-operaactual-newnationaltheatre (1) Una escena de la producción de Katie Mitchell © New National Theatre / Rikimaru HOTTA
pelleasetmelisande-operaactual-newnationaltheatre (1) Una escena de la producción de Katie Mitchell © New National Theatre / Rikimaru HOTTA
pelleasetmelisande-operaactual-newnationaltheatre (1) Una escena de la producción de Katie Mitchell © New National Theatre / Rikimaru HOTTA

New National Theatre

Debussy: PELLÉAS ET MÉLISANDE

Nueva producción

Bernard Richter, Karen Voure’h, Laurent Naouri, Tsumaya Hidekazu, Rie Hamada, Kanae Kushima, Teppei Kono. Dirección musical: Kazushi Ono. Dirección de escena: Katie Mitchell. 2 de julio de 2022.

El último espectáculo del National Theatre de Tokio de esta temporada ha sido este nuevo montaje de Pelléas et Mélisande de Debussy. Era la primera vez que se representaba de forma escénica en este teatro, aunque sí se había ofrecido (en la sala mediana) en 2008 en forma de concierto. Firmaba la dirección escénica Katie Mitchell, en una producción del Festival de Aix-en-Provence de 2016. Mitchell es conocida por su lectura feminista en obras como, por ejemplo, Lucia di Lammermoor en la Royal Opera House, y también ha visto el Pelléas bajo ese aspecto bajo el concepto de El sueño de Mélisande.

Su propuesta está ubicada en el siglo actual y la ambientación es básicamente realista, con la introducción de elementos extraños que inducen al miedo. El tono viene a ser el de una película de terror, con paneles negros que se mueven para dar lugar a las diversas escenas. El vestuario y las luces son bellos y eficaces. Es posible que en el teatro algunos efectos pasaran desapercibidos, pero tampoco puede decirse que la dirección escénica no fuera convincente. Mélisande está siempre presente, doblada por una actriz muda; otros personajes que aparecen en escena tampoco deberían estar allí.

"Con su experiencia en la dirección de óperas contemporáneas, el enfoque de Ono se centró sobre todo en la busca del colorido del sonido, al que se unió una dinámica muy precisa"

El reparto estaba bien conjuntado. El papel de Mélisande fue interpretado por Karen Voure’h, cuya voz inocente pareció ideal para el personaje. Experta en música contemporánea, su canto resultó admirable para dar con todos los matices de la protagonista. Pelléas fue defendido por Bernard Richter con un voz de hermoso timbre y un aspecto físico adecuado al personaje. Laurent Naouri, el único intérprete que participó en el estreno de la producción en Aix, dio muestras de plenitud vocal y de gran musicalidad, representando a Golaud como un personaje desorientado y atormentado.

El resto del reparto, compuesto por cantantes japoneses, contó con el rey Arkel de Hidekazu Tsumaya, uno de los mejores bajos del país que suele cantar en el New National Theatre, imponiendo un canto noble y una gran actuación. Rie Hamada, que ha hecho buena parte de su carrera en Francia, evidenció en su Geneviève una voz madura y una presencia escénica relevante. Yniold estuvo a cargo de la soprano Kanae Kushima con la voz adecuada y el Doctor correspondió al joven y brillante bajo Teppei Kono.

Kazushi Ono, director artístico de la compañía, dirigió a la Filarmónica de Tokio. Esta ópera la había dirigido ya en 2015 en Lyon, cuando era entonces director principal de la Ópera de esa ciudad francesa. Con su experiencia en ópera contemporánea, su enfoque se centró sobre todo en la búsqueda del colorido en el sonido, al que se unió una dinámica muy precisa para los momentos dramáticos, sabiendo encontrar los secretos del mundo onírico e inquieto de Maeterlinck y Debussy. El coro estuvo preparado por Kyohei Tomihira y las mimos femeninas resultaron ser muy atractivas y competentes.

Los técnicos del teatro, que tienen la virtud de amar la precisión (como los buenos japoneses), hicieron un excelente trabajo.  * Mika INOUCHI, corresponsal en Tokio de ÓPERA ACTUAL