El sueño frustrado de Bizet renace en el Teatro Real

Madrid

02 / 04 / 2024 - Rocío GARCIALONSO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
bizet jacobs Sabine Devieilhe como Micaëla © Teatro Real / Javier DEL REAL
bizet jacobs Gaëlle Arquez como Carmen y François Rougier como Don José © Teatro Real / Javier DEL REAL
bizet jacobs La versión de 'Carmen' de 1874, dirigida musicalmente por René Jacobs © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro Real

Bizet: CARMEN

En versión de concierto

Gaëlle Arquez, François Rougier, Thomas Dolié, Sabine Devieilhe, Margot Genet, Séraphine Cotrez, Emiliano González Toro, Grégoire Mour, Yoann Dubruque, Frédéric Caton Lillas, Karolos Zouganelis. Dirección: René Jacobs. 27 de marzo de 2024.

Georges Bizet murió poco después del estreno de Carmen, y la ópera, inicialmente condenada por la crítica, se ha convertido en una de las más populares del repertorio, reivindicando la visión del compositor y su genio musical. En el Día Mundial del Teatro, el Real brindó la oportunidad única de conocer la versión original de 1874 de este título tan manipulado, rescatada del olvido por el maestro René Jacobs (ver previa en este enlace). Con edición de Paul Prévost, esta Carmen primigenia ofreció una nueva experiencia musical que no solo superó a la habitualmente interpretada, sino que reveló la esencia de la obra en una versión en forma de concierto con acertados movimientos escénicos y un reparto de lujo que supo moverse con destreza por el escenario y estimular la imaginación del público desde la entrada del grupo de soldados hasta la escena final. Los diálogos hablados aportaron una nueva dimensión a los personajes, enriqueciendo la naturaleza de cada uno; la ausencia de la célebre Habanera no afectó en absoluto la función y fue interesante transportarse a la primera idea de Bizet.

"La sorpresa de la noche fue Sabine Devieilhe, quien brilló como Micaëla, con sus agudos cristalinos y una interpretación llena de sensibilidad"

El reparto aportó una dicción impecable y, con un acertado vestuario, estuvo encabezado por la mezzosoprano Gaëlle Arquez, quien ya había dado vida a Carmen hace siete años en este mismo escenario para ahora regresar con una interpretación aún más seductora; su dominio del escenario la convierte en un auténtico animal escénico, con un gran volumen y cómoda en el papel. La sorpresa de la noche fue Sabine Devieilhe, quien brilló como una Micaëla de agudos cristalinos y una interpretación llena de sensibilidad. François Rougier como Don José se arriesgó en todo momento y, aunque tuvo dificultades en algunas notas, su entrega fue total. El barítono Thomas Dolié dibujó un Escamillo distinto y elegante y estuvieron fantásticos los personajes de Dancaïre y Le Remendado interpretados por Emiliano González Toro y Grégoire Mour.

La orquesta barroca belga B’Rock Orchestra, bajo la atenta batuta de Jacobs, brindó una interpretación impecable, llena de matices, y merece una mención especial el Chœur de Chambre de Namur, siempre entusiasta, así como los Pequeños Cantores de la ORCAM. Gracias al enfoque de Jacobs se hizo justicia a Bizet, y el público ovacionó con entusiasmo este espectáculo único e irrepetible. Una noche embriagadora, con olor a azahar, que dejó la esperanza de ver en el futuro en una producción escénica esta versión de la popular partitura.  * Rocío GARCIALONSO, corresponsal en Madrid de ÓPERA ACTUAL