El resurgimiento de la zarzuela en Canarias

Las Palmas de Gran Canaria

03 / 10 / 2022 - Agustín AROCHA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
doñafrancisquita-operaactual-zarzuela (1) Una escena de 'Doña Francisquita' bajo la batuta de Rafael Sánchez-Araña © Teatro Pérez Galdós / Nacho GONZÁLEZ
doñafrancisquita-operaactual-zarzuela (1) Una escena de Francisco Matilla © Teatro Pérez Galdós / Nacho GONZÁLEZ
doñafrancisquita-operaactual-zarzuela (1) Ruth Terán (Francisquita) y Celso Albelo (Aurora) © Teatro Pérez Galdós / Nacho GONZÁLEZ

Teatro Pérez Galdós

Vives: DOÑA FRANCISQUITA

XXX Temporada de Zarzuela de Canarias

Ruth Terán, Celso Albelo, Belén Elvira, Francisco Corujo, Carolina Moncada, Ricardo Muñiz, Fernando Campero, Magdalena Padilla, Isaac B. Dos Santos, Gabriel Álvarez, Estrella Mendoza Díaz, Manuel García Morano, Víctor Batista Falcón, Acaymo García Suárez. Dirección musical: Rafael Sánchez-Araña. Dirección de escena: Francisco Matilla. 27 de septiembre de 2022.

Comienzo con cambios de fechas de la XXX Temporada de Zarzuela de Canarias, ya que esta función se debió celebrar el 25 de septiembre, pero las inclemencias del tiempo y las alertas derivadas de las mismas, forzaron el cambio. Aun así, el casi lleno de la sala del Teatro Pérez Galdós para ver esta versión de Doña Francisquita, presagiaba la que podía ser una interesante velada. La obra de Vives, goza del aprecio de los amantes de la lírica, incluso de aquellos menos afines a la zarzuela, por tratarse de una obra mayor con empaque de comedia lírica de altura. Musicalmente, ese valor, que adorna la conseguida atmosfera del Madrid costumbrista, se ve reforzado con la sucesión infatigable de números musicales.

Debido a eso el enfoque desde el podio de Rafael Sánchez-Araña fue más que acertado, primando la mesura y acompañamiento a los cantantes y evitando el ímpetu innecesario; la incidencia en los pasajes más elegíacos de la partitura fue clave en su dirección ante una convincente Sinfónica de Las Palmas. La puesta en escena de Francisco Matilla, tanto en sus decorados como en su disposición, atmósfera y movimientos, fue absolutamente tradicional, con todos los elementos necesarios para la recreación de un típico barrio del Madrid romántico del siglo XIX. Quizás resultaron mal planteadas las proyecciones, poco coherentes en según qué momentos y que intentaron acompañar a los cantantes.

"Celso Albelo difuminó el proceso catarral con elegancia en el fraseo, cuidada línea de canto, y su franco y lustroso agudo"

El reparto, que a priori podía ser lo más atractivo de la propuesta, confirmo en gran medida lo previsto con una Ruth Terán que conformó una Francisquita con el aire avispado y conspirador del personaje y con la necesaria contundencia vocal, demostrando una gran seguridad en su línea de canto, con un registro agudo sólido y unas agilidades bien armadas que lució con soltura en una aplaudidísima “Canción del ruiseñor”. En el caso de Celso Albelo, se anunció antes de la representación que padecía un proceso catarral, e inicialmente se le notaba cierta tensión en la voz media que fue dejando atrás a partir del segundo acto, en el que difuminó el problema con elegancia en el fraseo, cuidada línea de canto, y su franco y lustroso agudo. “Por el humo se sabe dónde está el fuego”, fue el inicio de la inflexión que le llevó a una cerrada ovación final.

Belén Elvira supo darle carácter a la desafiante Aurora, La Beltrana, aunque sin sobrada emisión vocal. Francisco Corujo interpretó a la perfección al liante Cardona, sacando a la palestra su buen nivel de medios y graves y adecuando y armando sus menos sobrados recursos en el registro agudo. Carolina Moncada cumplió con simpatía y prestancia escénica con la cándida Francisca, al igual que Ricardo Muñiz hizo suyo a Don Matías tanto en presencia como en interpretación, mostrando ese perfil adusto pero finalmente ingenuo y ardoroso del personaje. También destacó Fernando Campero como Lorenzo, con su timbre baritonal bien asentado y una grácil Magdalena Padilla como Irene, la confidente de Aurora.

El resto de comprimarios sostuvo el nivel incluyendo a un voluntarioso Coro de la Temporada de Zarzuela de Canarias, destacando en el “¿Dónde va?, ¿Dónde va la alegría?” por su solvencia. Reconocimiento sobrado a la postre de un público que ve que se dan pasos de gigante en el camino al resurgir de la temporada, tras años de planteamientos olvidables.  * Agustín AROCHA, corresponsal en Las Palmas de Gran Canaria de ÓPERA ACTUAL