El Liceu salvó a su tercera Violetta

Barcelona

16 / 12 / 2020 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Traviata Listte Oropesa y Dmitry Korchak, © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
Traviata La Violetta de Oropesa y sus invitados © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
Traviata Listte Oropesa, Dmitry Korchak y Giovanni Meoni junto al Coro del Liceu © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Gran Teatre del Liceu

Verdi: LA TRAVIATA

Tercer reparto

Listte Oropesa, Dmitry Korchak, Giovanni Meoni. Dirección: Speranza  Scappucci. Dirección de escena: David McVicar / Marie Lambert.  15 de diciembre 2020.

Salvada a última hora la continuidad de la temporada liceísta al autorizarse el aforo máximo de la sala a los 1.000 espectadores gracias a la meritoria insistencia de los responsables del teatro, hubo ocasión de poderse escuchar a uno de los repartos alternativos previstos para la serie de funciones de la ópera verdiana. La única diferencia respecto de la segunda representación, consistía en la figura de la protagonista, pues el resto del reparto era el mismo, con un Dmitry Korchak algo más impetuoso de quien le precediera en el rol –el Do sobreagudo de la segunda estrofa de «O mio rimorso» resultó brillantísimo– y un Giovanni Meoni que dibujó un Germont père algo atenorado en el timbre, pero de dicción impoluta.

"Oropesa brilló especialmente en sus primeras intervenciones, con un timbre de gran calidad y un tratamiento de las agilidades que le valió una tempestad de aplausos"

Lisette Oropesa trazó un retrato de Violetta curiosamente diferente del propuesto por la soprano del primer reparto. Si en el caso de esta última era el primer acto el menos satisfactorio por la falta de proyección del registro grave, defecto que sabría corregir en los actos siguientes, Oropesa brilló especialmente en sus primeras intervenciones, con un timbre de gran calidad y un enfoque de las agilidades que le valió una tempestad de aplausos después del «Sempre libera». En el tratamiento de las inflexiones dramáticas del resto de la obra la emisión quedó un tanto coartada por un volumen ocasionalmente insuficiente, lo que en cualquier caso no fue óbice para que pudiera exhibir un fraseo de gran clase y una implicación dramática de convicción indudable. Todo un lujo.