El desierto de lava de 'Bernarda Alba'

Santa Cruz de Tenerife

22 / 10 / 2021 - Estrella ORTEGA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
La casa de Bernarda Alba (baja) -235 Una escena del montaje de 'La casa de Bernarda Alba' ideado por Silvia Paoli © Auditorio de Tenerife / Miguel BARRETO
La casa de Bernarda Alba (baja) -235 Nancy Fabiola Herrera en el rol protagonista y Luis Cansino como criada Poncia © Auditorio de Tenerife / Miguel BARRETO
La casa de Bernarda Alba (baja) -235 Nancy Fabiola Herrera como Bernarda Alba © Auditorio de Tenerife / Miguel BARRETO

Ópera de Tenerife

Miquel Ortega: LA CASA DE BERNARDA ALBA

Nueva producción

Nancy Fabiola Herrera, Beatriz Lanza, Marina Rodriguez Cusí, Belén Elvira, Melody Louledjian, Carmen Mateo, Marga Arnau. Dirección musical: Miquel Ortega. Dirección de escena: Silvia Paoli. Auditorio de Tenerife, 19 de octubre de 2021.

La Ópera de Tenerife presentó una nueva producción de La casa de Bernarda Alba, con libreto de Julio Ramos y música de Miquel Ortega basado en la obra teatral de Federico García Lorca, una obra que contó con el compositor en el podio y que se ofrecía en versión sinfónica, no en la acostumbrada versión camerística que ha girado por media España.

El montaje tinerfeño, ideado por Silvia Paoli, recrea las sensaciones vividas por la regista al leer el libreto y lo que la casa representa para las hijas de Bernarda. La escenografía presenta un desierto de rocas de lava desprovisto de la suavidad de la arena, donde los restos volcánicos antes ardientes, ahora son fríos, extintos, muertos. Es el reflejo de la historia de varias mujeres encarceladas por una madre dura y autoritaria que las fuerza a seguir un riguroso luto, argumento ideal para la crítica de la doble moral, el fanatismo religioso, la violencia, el deseo reprimido, la hipocresía y la vejación de la mujer en una cultura patriarcal que todavía perdura.

"La presentación de Bernarda, encarnada por la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera resultó perfecta en su rol de inexorable e intolerante en sus convicciones, tanto en lo vocal como en su interpretación"

Musicalmente la ecléctica partitura se pliega sobre todo al servicio de la palabra y al drama que describe, introduciendo diferentes atmósferas. Vocalmente utiliza el arioso y el recitativo como formas necesarias para encajar el relato y el desarrollo de la acción dramática, además de registros central y graves como expresión de opacidad, a excepción de alguna intérprete con tesitura aguda, más apropiada para la juventud y la pasión. La Sinfónica de Tenerife, dirigida por Miquel Ortega y su reconocida capacidad concertadora, captó el sentido de la obra desarrollando en toda su plenitud su elocuencia y dimensión sinfónica. El Coro de Ópera de Tenerife dirigido por Carmen Cruz estuvo completamente integrado en esa complicidad lúgubre

Encarnada por la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera, Bernarda Alba resultó perfecta recreada como una mujer intolerante y que vive por y para sus convicciones, tanto en lo vocal como en su interpretación actoral. Sus cinco hijas de distintas edades y que deben guardar luto por su padre durante ocho años sin poder salir a la calle, estuvieron muy bien defendidas. La soprano Carmen Acosta, como Adela, la hija más joven destinada a un trágico final por la pasión desbordante, se niega a entender que Pepe el Romano elija a su hermana mayor únicamente por su dinero, siendo ella más joven y sensual. En lo vocal, la exigencia aguda de su papel no impidió que el resultado fuera muy satisfactorio.

Angustias fue la soprano Melody Louledjian, la hermana mayor a la que se le escapa la oportunidad de salir de la prisión en que vive gracias al matrimonio con Pepe el Romano, aunque sea por conveniencia. Martirio fue la soprano Beatriz Lanza, también fascinada y enferma de celos frente a sus hermanas y por un personaje que nunca aparece en escena pero que sin embargo es el detonante de la tragedia, Pepe el Romano. Marina Rodríguez Cusí en su tesitura de mezzo fue Amelia y Belén Elvira, también mezzo, Magdalena, ambas muy apropiadas en sus respectivas caracterizaciones. La soprano Carmen Mateo encarnó a la criada joven acosada por el fallecido esposo de Bernarda y, con su excelencia habitual, el barítono Luis Cansino dio vida a Poncia, la criada que se atreve a inmiscuirse en los problemas familiares. La actriz Marga Arnau en su rol de Maria Josefa, la madre de Bernarda, diseñó una muy buena interpretación, como espejo de lo que acabarán siendo las vidas de las hijas de Bernarda.  * Estrella ORTEGA, crítica en Santa Cruz de Tenerife de ÓPERA ACTUAL