El bel canto romántico de 'Il pirata'

Madrid

02 / 12 / 2019 - José María MARCO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Pirata Pronto podrá verse la producción de 'Il Pirata' en My Opera Player © Teatro Real / Javier DEL REAL
Pirata Una imagen de la espectacular producción de Emilio Sagi © Teatro Real / Javier DEL REAL
Pirata Sagi dirigió un elegante montaje estrenado en La Scala © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro Real

Bellini: IL PIRATA

Estreno en Madrid

Javier Camarena, Sonya Yoncheva, George Petean, Marin Yonchev, Felipe Bou, Maria Miró. Orquesta y Coro Titulares del Teatro Real. Dirección: Maurizio Benini. Dirección de escena: Emilio Sagi. 30 de noviembre de 2019.

Cuando el joven Vincenzo Bellini empezó a componer Il pirata, en 1827, andaba en busca de un nuevo lenguaje operístico. Uno que continuara el canto rossiniano, que tenía hechizado al público europeo, pero que le hiciera avanzar también en un terreno de un dramatismo inédito. El resultado fue la primera ópera romántica, de una expresividad desbordada y unas exigencias vocales excepcionales, al combinar el virtuosismo belcantista con un nuevo canto a plena voz. De ahí el éxito de la obra en su momento, pero también su desaparición del repertorio, por incomparecencia de unos cantantes capaces de defender la obra maestra. Ahora, por fin, Il pirata ha subido al escenario del Teatro Real en una coproducción con La Scala.

"Javier Camarena, tenor predilecto del público madrileño, debutaba el papel protagonista. Lo hizo con toda la intensidad de un instrumento brillante, esmaltado, capaz de alcanzar las inclementes alturas exigidas por el compositor"

Javier Camarena, tenor predilecto del público madrileño, debutaba el papel protagonista. Lo hizo con toda la intensidad de un instrumento brillante, esmaltado, capaz de alcanzar las inclementes alturas exigidas por el compositor al mítico Rubini, que estrenó la obra, con energía y técnica sobrada aunque falto a veces, quizás por falta de rodaje, de cierta sutileza en los pianísimos a pesar de bordar una hermosa “Tu vedrai la sventurata” justamente aclamada.

El pequeño fallo dificulta un tanto la comprensión del amor que por su pirata siente Imogene, la protagonista, encarnada por Sonya Yoncheva con una voz espléndida de madurez y rotundidad, carnosa, perfectamente proyectada y que suple con su hermoso dramatismo algunas heterodoxias en la línea de canto y ciertos borrones en las momentos más virtuosísticos y en los agudos. A Ernesto, el demasiado correcto marido encarnado por el barítono George Petean, le faltó autoridad y garra, lo que dejó descompensado el trío de primeras figuras. Muy bien, en cambio, Marin Yonchev, Felipe Bou y Maria Miró.

El Coro Titular, muy exigido ya en la primera escena, de un exceso casi wagneriano, lució un empaste, una afinación y una expresividad de primera línea, acompañado por una orquesta espléndida en luminosidad y matización, desmentido rotundo de los tópicos sobre la pobreza de orquestación belliniana.

El maestro Maurizio Benini dirigió con mimo a los cantantes, además de sentido del drama, variedad y tensión. Emilio Sagi firmó una puesta en escena elegante, pero algo superficial y decorativa, entre el drama burgués y la revista (con un vestuario disparatado), que enfriaba las emociones que la partitura y los músicos se esforzaban por llevar al límite.

El público se rindió a la representación. Como otros teatros han hecho un Tutto Verdi, el Real podía ensayar un Tutto Bellini. Sería un éxito rotundo.