Ekaterina Semenchuk, el regreso de una artista muy querida

Valencia

17 / 04 / 2024 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
arts semenchuk La soprano Ekaterina Semenchuk en Valencia © Palau de Les Arts / Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Recital de EKATERINA SEMENCHUK

Les Arts és 'Lied'

Obras de Glinka y Musorgski. Semion Skigin, piano. 14 de abril de 2024.

Con este recital de Ekaterina Semenchuk se cerraba el actual ciclo de Lied del Palau de Les Arts, una apuesta que llegó de la mano del actual responsable artístico del coliseo, Jesús Iglesias, y que con esta quinta edición demuestra estar más que consolidado. Gracias a esta iniciativa se puede disfrutar en Valencia de este género  capital del repertorio y se tiene la oportunidad de escuchar voces y cantantes en otra faceta diferente de la ópera. En el caso de Semenchuk suponía, además, su regreso a Les Arts tras años de ausencia, quien debutó en el teatro junto a Theodor Currentzis y la Sinfónica de Madrid en una Iolanta en versión de concierto en 2012. Su debut escénico llegó interpretando Azucena de Il Trovatore a las órdenes de Zubin Mehta, con quien volvió a trabajar en La forza del destino en el papel de Preziosilla. Su última actuación fue en 2015 como Lady Macbeth junto a Plácido Domingo.

"La mezzo demostró que se mueve cómoda en el mundo de la canción de cámara, pues supo encontrar el color y la dinámica adecuados sin caer en excesos operísticos"

El programa elegido para este recital fue el mismo que ofreció en Madrid en 2021 y que está dedicado íntegramente al repertorio ruso. En la primera parte ofreció Adiós a San Petersburgo de Glinka, una obra que no es propiamente un ciclo, sino más bien una colección de canciones. La mezzo demostró que se mueve cómoda en el repertorio de cámara, pues supo encontrar el color y la dinámica adecuados sin caer en excesos. Destaca, especialmente, su peculiar forma de cubrir para la emisión del piano y pianissimo de manera que su potente voz sonó contenida y natural. Además, la cantante posee una de los timbres de mezzo más atractivos de la actualidad.

Logró los mejores resultados en Canción de viaje, Fantasía y Barcarola, auténticas obras maestras del compositor, cuyas bellezas la mezzo sabe potenciar. La segunda parte, en comparación, fue muy breve aunque empeñativa, pues estuvo dedicada a las Canciones y danzas de la muerte de Musorgski. Ekaterina Semenchuk no tiene la voz oscura y profunda que a veces se espera en esta obra, pero lo compensó con un convincente conocimiento de la expresión y el significado de los textos. Destacó especialmente en el desgarrador Trepak.

La brevedad de la segunda parte se compensó con la generosidad de los bises para los que no se hizo mucho de rogar: dos canciones rusas más, una de Dvořák, “Ah! Quel diner” de Offenbach y la Habanera de Carmen. Semion Skigin acompañó con cariño y atención desde el piano, aunque no estuvo al nivel de la mezzo en cuanto a riqueza de colores y matices.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL