Dulce cierre grancanario con un título universal

Las Palmas de Gran Canaria

16 / 06 / 2023 - Agustín AROCHA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
rigoletto aco Iván Ayón Rivas como Duque de Mantua © ACO / Nacho GONZÁLEZ
rigoletto aco Ariunbaatar Ganbaatar (Rigoletto) y Marina Monzó (Gilda) © ACO / Nacho GONZÁLEZ
rigoletto aco Una escena de la producción de Carlo Antonio De Lucia y Daniele Piscop © ACO / Nacho GONZÁLEZ

Amigos Canarios de la Ópera - Temporada Alfredo Kraus

Verdi: RIGOLETTO

Clausura de la temporada

Ariunbaatar Ganbaatar, Marina Monzó, Iván Ayón Rivas, Tadas Girininkas, Cristina Del Barrio, Jeroboam Tejera, Gabriel Álvarez, Fernando Campero, José Manuel Díaz, Nora Carrasco, Andrea Gens, Max Hochmuth, Marina Díaz. Dirección musical: Daniel Oren. Dirección de escena: Carlo Antonio De Lucia y Daniele Piscopo. 13 de junio de 2023.

Con una aplaudidísima representación de Rigoletto llegó a su fin la Temporada 56ª de la Ópera de ACO. Este aclamado título, que forma parte de la célebre trilogía popular de Verdi junto a La Traviata e Il Trovatore, reúne todos los condicionantes para enganchar al público, tanto por su universalidad como por un argumento que torna del expectante drama a la más profunda tragedia con el sentimiento de culpa y el amor como epicentro de las pasiones más humanas. En este sentido, el crisol de números que se suceden y que evolucionan desde momentos de pulcritud belcantista hasta complejidades dignas del posterior verismo lo hacen trabajoso para la orquesta.

Daniel Oren supo llevar este tránsito constante de estilos en su dirección de la Filarmónica grancanaria, erigiéndose como efectivo guía de los cantantes a los que apoyó incluso atenuando cuando fue necesario, lo que mejoró aún más las prestaciones en escena. La regia de Carlo Antonio De Lucia y Daniele Piscopo mantuvo los parámetros tradicionales de todas las producciones de la temporada con un montaje centrado en una gran escalinata móvil que se adecuaba a cada escena a conveniencia, sobre fondos de inspiración palaciegos renacentistas o paisajes apoyados en efectos lumínicos de gran calidad. La dificultad de estas estructuras radicaba en dar agilidad a los personajes en los distintos cuadros y sin duda lo consiguieron.

"Marina Monzó, posee un alto nivel técnico que le permite una armada emisión sobre una voz versátil de lírico-ligera con un centro consistente. Pero como además domina la coloratura y las agilidades, afrontó el extenso papel de Gilda con éxito"

En el caso del trío protagonista evolucionaron de menos a más con la espiral de acontecimientos generados por la tragedia destructiva del propio Rigoletto, teniendo como punto de inflexión el segundo acto. Ariunbaatar Ganbaatar regresó al curso de ACO para sustituir al inicialmente previsto Carlos Álvarez. En la piel de personaje central de la obra, consiguió mantener la línea con una poderosa voz baritonal y muchos argumentos y recursos en todos los registros a los que acompañó con una dramatización absolutamente convincente a pesar de la dificultad que entraña un personaje que pasa de forma constante por todo tipo de estadios psicológicos. Su momento empezó con Cortigiani, vil razza dannata” pasando por el dúo Sì! Vendetta, tremenda vendetta!”, para culminar en un magnífico final con el recuerdo de la maldición.

Marina Monzó, Premio ÓPERA ACTUAL 2022, posee un alto nivel técnico que le permite una armada emisión sobre una voz versátil de lírico-ligera con un centro consistente; pero como la soprano además domina la coloratura y las agilidades, afrontó el extenso papel de Gilda con notable éxito; estuvo impecable en el Caro nome” y su “Tutte le feste al tempio” como arranque fue magnífica. El Duque de Mantua de Iván Ayón Rivas fue irreprochable y comulgó con el público totalmente, hasta el punto de tener que hacer un bis en la sempiterna La donna è mobile”; su voz es poderosa en el agudo, brillante y posee una buena proyección y lustrosa línea de canto; su interpretación del libertino y fatuo duque es convincente y mejoró a partir del Ella mi fu rapita!”. Quizás recurre demasiado al exceso de adornos y ampulosos matices adicionales que no necesita dado su privilegiado instrumento, aunque esto último se trate de una cuestión de estilo y gustos.

Entre los comprimarios cabe destacar la visión lúgubre y oscura de Tadas Girininkas como Sparafucile al que acompañó de una prestancia sonora magnifica y la bien hilada Maddalena de Cristina del Barrio. Igualmente meritorio y bien actuados el resto de coprotagonistas, como también la sección masculina de Coro de ACO que conformaron una corte creíble en todos los sentidos.  * Agustín AROCHA, corresponsal en Las Palmas de Gran Canaria de ÓPERA ACTUAL