Dubái: 'Turandot' inaugura la temporada

24 / 09 / 2019 - Ken SMITH - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
'Turandot' inauguró el curso de la Ópera de Dubai, © Shanghai Opera House / Tina JIANG
La destacada Liù de Xu Xiaoying © Shanghai Opera House / Tina JIANG
Los protagonistas, Hui He como Turandot y Han Peng como Calaf © Shanghai Opera House / Tina JIANG

Dubai Opera House

Puccini: TURANDOT

Inauguración de la temporada

Hui He, Han Peng, Xu Xiaoying, Tao Kuo, Yu Yang, Zhang Yao, Wu Botao. Dirección: Xu Zhong. Dirección de escena: Roberto Andò repuesta por Shen Liang. 5 de septiembre de 2019.

Pese a su nombre, solo 10 de los 600 eventos presentados en la Dubai Opera House desde su inauguración en 2016, pueden catalogarse como óperas. Pensado en principio como operación comercial, el edificio pasó a constituir el centro cultural de la ciudad, donde alternaban orquestas sinfónicas, ballets, Les Misérables y los Gypsy Kings.

Aun así, la cuarta temporada de la programación de la Ópera de Dubái sí se ha abierto con una ópera, Turandot, el 5 de septiembre, en una producción importada de  Shanghái. Y aunque la autenticidad suele ser siempre un concepto relativo sí puede afirmarse aquí que la reposición a cargo de Shen Liang del montaje original de Roberto Andò es tan auténtico como este cuento persa ambientado en China puede llegar a serlo.

"Hui He destacó por su presencia dramática, más efectiva aún gracias a la relativa retención de la potencia vocal que la soprano tiene aún a su disposición"

No predominaba aquí el tipo de espectáculo visual que pueda llegar a desplazar a la narración y tanto la escenografía como las luces de Gianni Carluccio se reducían a una escala humana, mientras el vestuario de Francesca Sartori y Elisabetta Antico reducía el habitual revoltillo de motivos dinásticos a un minimalismo más genuinamente chino. Mantenía el ritmo del espectáculo en todo momento el diseño de proyecciones de Luca Scarzella, que oscilaban entre lo puramente ornamental y la narración casi cinematográfica.

Entre el reparto procedente de Shanghái, la Turandot de Hui He destacó por su presencia dramática, más efectiva aún gracias a la relativa retención de la potencia vocal que la soprano tiene aún a su disposición. La Liù de Xu Xiaoying no sugería a la habitual esclava patética sino a una mujer apasionada en una posición desfavorable, cuya muerte sugiere menos un desenlace trágico que una última demostración de fuerza. Entre estas dos figuras principales, el Calaf de Han Peng quedó algo desdibujado tanto vocal como dramáticamente, aunque mostró seguridad en el registro agudo y pudo recurrir a sus reservas emocionales cuando así lo exigía su presencia en el tercer acto.

No menos efectiva fue la presencia en los interludios cómicos de Tao Kuo (Ping), Zheng Yao (Pang) y Wu Botao (Pong), que animaron los acontecimientos, tanto reales como reflejos. Los mayores aplausos, sin embargo, fueron para el director Xu Zhong al presentarse en los saludos finales. A las órdenes de Xu también el coro local dejó inmerso al público en un baño sónico mientras la orquesta brindó un sonido sinfónico perfectamente esculpido sin dejar por ello de atender escrupulosamente a las necesidades de los cantantes.

Probablemente lo más fascinante de la ocasión estuvo en el público, en su mayoría internacional y conocedor aunque no necesariamente del género lírico, el cual mostró un interés y una expectación palpable ante lo que para muchos de ellos era su primera experiencia operística.