Drama barroco apto para niños

Santa Cruz de Tenerife

29 / 04 / 2021 - Estrella ORTEGA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Rinaldo infantil Una escena de la producción de 'Rinaldo' dirigida a público infantil © Auditorio de Tenerife / Miguel BARRETO
Rinaldo infantil Una escena de la producción de 'Rinaldo' dirigida a público infantil © Auditorio de Tenerife / Miguel BARRETO
Rinaldo infantil Una escena de la producción de 'Rinaldo' dirigida a público infantil © Auditorio de Tenerife / Miguel BARRETO

Ópera de Tenerife

Händel: RINALDO

Programa Ópera Infantil

Aurora Faggioli, Beatriz de Sousa, Gloria Giurgola, Silvia Zorita, Pablo Gálvez, Jorge Franco. Dirección musical: Giovanni Paganelli. Dirección de escena: Stefania Panighini. Auditorio de Tenerife, 24 de abril de 2021.

Rinaldo es una ópera barroca en tres actos con partitura de Georg Friedrich Händel y libreto de Giacomo Ross, basado en el poema de Gerusalemme Liberata de Torcuatro Tasso. Esta versión adaptada para público familiar dentro del Programa Ópera en Familia, es una iniciativa que refuerza el compromiso de Ópera de Tenerife para la creación de nuevas audiencias, además de sensibilizar hacia las artes escénicas. En esta ocasión se recupera la puesta en escena de esta obra ya estrenada en 2016 y se adapta para este fin.

El argumento sitúa la acción en el año 1100, época de la Primera Cruzada, y la gesta es la toma de Jerusalén por los cristianos que permanecía en manos sarracenas. El capitán general de los asediadores, Goffredo de Bouillon, fue defendido por la mezzo Silvia Zorita, que pide ayuda al héroe Rinaldo encarnado por la mezzo Aurora Faggioli y le ofrece la mano de su hija Almirena, aquí la soprano Beatriz de Sousa, cuando la ciudad sea conquistada con la intención de comprometer su apoyo para alcanzar el éxito. La lucha que se dará no es solo terrenal, sino también espiritual y concluye con la victoria cristiana. Almirena está enamorada de Rinaldo en silencio y acepta el trato. Los musulmanes identifican al héroe como una pieza clave en la batalla decisiva. Lo sabe el rey musulmán Argante, encarnado en el barítono Pablo Gálvez, y lo descubre gracias a la información que le da la hechicera Armida, que ha interpretado la soprano Gloria Giurgola y que acude a su llamamiento para colaborar en poner a salvo la ciudad al aprovechar la tregua que Argante ha conseguido de Goffredo con la excusa de parlamentar. Finalmente vencen los cristianos gracias a Rinaldo, y el rey musulmán y la maga son capturados y se convierten a la fe cristiana, mientras Rinaldo y Almirena se unen de nuevo. El equilibrado reparto destacó sobre todo por las dotes escénicas de los intérpretes, no tanto por las vocales, ya que sonaron algo forzadas ante la estética requerida por el estilo.

"Se pudo ver una carroza tirada por un dragón que escupe fuego, castillos en las nubes, hombres alados que vuelan, corazones que laten; todo un mundo de fantasía más parecido a un videojuego que a un espectáculo convencional"

Stefania Panighini como directora de escena concibe la música como el lenguaje universal que llega a los corazones y permite traspasar el tiempo y el espacio con la imaginación. Además, lee en el espíritu de la obra, esa característica de la literatura caballeresca como es el crecimiento personal en cuanto a lo que se refiere al equilibrio entre la razón y el sentimiento. A partir de esa dualidad traslada la acción a un tablero de ajedrez en el que se dirime una acción no cruenta pero válida para representar la idea del bien y su lucha contra el mal.

El diseño de vestuario de Leo Martínez, junto a la iluminación de Hugo Carugatti y a los elementos del atrezzo sitúan al público inmerso en un juego en el que se desarrolla la acción volcada sobre todo en efectos. Se pudo ver una carroza tirada por un dragón que escupe fuego, castillos en las nubes, hombres alados que vuelan, corazones que laten; todo un mundo de fantasía más parecido a un videojuego que a un espectáculo convencional, y es que en esta representación la música no parece el hilo conductor, más bien aparece como el acompañamiento de la palabra salpicada de arias. La Sinfónica de Tenerife, dirigida por Giovanni Paganelli, culminó una lectura contrastada y eficaz, aunque una formación historicista hubiera tenido un perfil más ajustado.