Diversión y ligereza con 'La Gazzetta' napolitana

Pésaro

13 / 08 / 2022 - Mauro MARIANI - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
lagazzeta-operaactual-pesaro (1) Una escena de 'La Gazzetta' en Pésaro © ROF / Amiati BACCIARDI
lagazzeta-operaactual-pesaro (1) Una escena de 'La Gazzetta' en Pésaro © ROF / Amiati BACCIARDI
lagazzeta-operaactual-pesaro (1) Una escena de 'La Gazzetta' en Pésaro © ROF / Amiati BACCIARDI

Rossini Opera Festival

Rossini: LA GAZZETTA

Maria Grazia Schiavo, Martiniana Antoine, Andrea Niño, Carlo Lepore, Giorgio Caoduro, Pietro Adaìni, Alejandro Baliñas, Pablo Gálvez. Dirección musical: Carlo Rizzi. Dirección de escena: Marco Carniti. 10 agosto 2022.

Puede parecer extraño que Rossini, que llevó a su apogeo la ópera cómica italiana, haya escrito solo una en Nápoles, que era la meca de este género operístico. Tal vez la explicación sea que en Nápoles la ópera cómica era considerada un patrimonio que había que preservar celosamente y, por lo tanto, los compositores no podían apartarse de sus ya viejas tradiciones. Los buffi cantaban en dialecto napolitano (hoy incomprensible para los propios napolitanos) y los mimos, cuya parte no estaba escrita en el libreto y mucho menos en la partitura, tenían un papel muy importante, porque improvisaban las bromas cómicas más hilarantes y eran a menudo los verdaderos protagonistas, incluso más que los propios cantantes. Todo esto explica por qué La Gazzetta, presentada en Nápoles en 1816, no tuvo ninguna recuperación en el siglo XIX fuera del Reino de Nápoles.

"El bajo Carlo Lepore es un Don Pomponio de bufonería monumental y ridículo, pero perfectamente controlado, por lo que nunca termina en excesos forzados"

El peso de la tradición de la ópera cómica napolitana impidió a Rossini tomar el vuelo como en Il barbiere di Siviglia y La Cenerentola, escritas en Roma a pocos meses de distancia de La Gazzetta. Por supuesto, también esta obra está llena de ideas ingeniosas y divertidas, pero no tiene los golpes de genio que desde hace más de dos siglos entusiasman a los oyentes de las obras maestras cómicas de Rossini. Cabe señalar que, como hacía a menudo, Rossini reutilizó muchas ideas tomadas de otras obras suyas, adaptándolas a las nuevas palabras y a las nuevas situaciones: a menudo estos son los mejores momentos de la ópera.

El festival de Pésaro vuelve a presentar la producción de La Gazzetta de 2015 bajo la dirección de Marco Carniti, quien con razón ni siquiera intenta buscar quién sabe qué significados en esta obra, pero encuentra ideas ligeras y divertidas para animar un entrelazamiento tan complicado como carente de originalidad e interés. Mucho espacio se deja al mimo Ernesto Lama, que consigue un gran éxito personal. El bajo Carlo Lepore es un Don Pomponio de bufonería monumental y ridículo, pero perfectamente controlado, por lo que nunca termina en excesos forzados. Está al mismo nivel el barítono Giorgio Caoduro en el papel de Filippo, cuya vis comica es menos popular pero no menos divertida.

El tenor Pietro Adaini canta con gusto y con razón evita forzar su voz natural, que es muy ligera. La soprano Maria Grazia Schiavo interpretó a Lisetta con voz clara y excelente técnica y la mezzosoprano Martiniana Antonie fue una Doralice chispeante. Andrea Niño dibujó a Madama la Rose, personaje que canta una de las dos arias de esta ópera escritas por un colaborador anónimo de Rossini: esta joven cantante colombiana le puso mucha gracia y fue aplaudida con entusiasmo. Los españoles Alejandro Baliñas y Pablo Gálvez fueron los excelentes intérpretes de dos personajes menores, Anselmo y Traversen. La dirección de Carlo Rizzi resultó ser cuidadosa y precisa, pero también podría haber sido más refinada y brillante. * Mauro MARIANI, corresponsal en Italia de ÓPERA ACTUAL